domingo, 22 de enero de 2017

Alcalá-Paterna: la historia de un enfrentamiento secular (I)


Extracto del artículo publicado con el título 
"Sociedad y conflictividad por la tierra" en Revista de Apuntes Históricos, año 1997-98

Manuel Rey Pelayo


       Paterna de Rivera es fundada a principios del siglo XVI, dentro del término de Alcalá de los Gazules, por el duque de Alcalá. Este reparte en suertes a los nuevos pobladores, bajo un moderado canon, una de las dehesas de su propiedad y la mancomunidad de pastos, agua y montes de los terrenos baldíos y comunes del término (1). Es el origen del problema y del enfrentamiento.

      “(...) pues los pueblos antiguos, considerando sus términos como un patrimonio exclusivo suyo, han hecho siempre una guerra abierta a los nuevos pobladores, tachándolos de usurpadores de bienes ajenos” (2).

     Una larga lista de costosos pleitos en los Tribunales de Justicia de la Chancillería de Granada y de la Audiencia de Sevilla se suceden. Alcalá se opone a esta mancomunidad de pastos y “el pobre vecindario de Paterna ha continuado hasta ahora gimiendo en la opresión y en la miseria” (3). En defensa de sus intereses Alcalá presenta una serie de documentos: el primero de todos es la Transacción celebrada por don Fadrique de Ribera, marqués de Tarifa y duque de Alcalá, con fecha 16 de Enero de 1539, en la cual se niegan todos los derechos a los habitantes de Paterna de disfrutar de la mancomunidad. El segundo es la concordia celebrada en 1744, la cual presenta los pleitos que la Villa de Alcalá seguía contra la hacienda por la pertenencia de unos baldíos. Esto fue aprobado por real orden, por la cual el municipio adquirió 4.000 fanegas de tierra por la suma de 230.000 reales en el mismo año de 1744. En estos años, una real cédula de Fernando VI confirma la transacción celebrada por Alcalá y el Marqués de Tarifa en el año de 1539.

     A mediados del siglo XVIII, Alcalá solicita una concesión para que cada uno de sus labradores puedan acotar y señalar la tercera parte de sus terrenos para pastos privativos de sus ganados y rastrojos. Paterna no está conforme y sigue el pleito, recayendo la sentencia en la Audiencia de Sevilla en 1754. Alcalá consigue el permiso. Esta ejecutoria es confirmada por el Consejo de Castilla, el Procurador General del Reino y por el Real Consejo de la Mesta. El último documento a estudiar es una real ejecutoria que declara que los aprovechamientos y disfrute de los pastos es propio y privativo de los vecinos de Alcalá, cesando por consiguiente los habitantes de Paterna en la mancomunidad que hasta entonces había disfrutado (4).

      Paterna por su parte también presenta sentencias judiciales a su favor: alega que la transacción de 1539 y la Concordia de 1744 tuvieron lugar en momentos en que las relaciones entre el duque y Paterna eran especialmente conflictivas. Ambos documentos se pactaron sin la concurrencia y consentimiento de Paterna, por lo que “no pudo en manera alguna perjudicarles en los derechos que por un fuero de población habían adquirido” (5). En 1534 la Chancillería de Granada confirma “que los vecinos de Paterna disfrutasen en el Término de Alcalá los aprovechamientos que disfrutan los vecinos estantes de esta Villa”.

      En 1604 interviene nuevamente la Chancillería y declara el llamado derecho inmemorial de Paterna a no pagar alcabalas ni otros impuestos en las compras y ventas realizadas en el término de Alcalá (6).

      Ya metidos en el siglo XIX, Paterna presenta ante la Audiencia de Sevilla un pleito para que Alcalá le entregase la mitad de lo que le había producido la venta o arrendamiento de pastos, corte de leña y madera. El Tribunal no acepta las pretensiones de Paterna y esto es interpretado por Alcalá como una sentencia favorable a sus posiciones sobre la mancomunidad. En 1836 los acontecimientos dan un nuevo giro con la autorización dada por la diputación a Alcalá, de acotar las suertes de tierras de propios.

      “Por reclamo de la municipalidad de Alcalá fecha 5 de Septiembre de 1836, remitida por el Sr. Jefe Político de esta provincia en 11 del siguiente noviembre se la concedió por acuerdo de 2 de Enero de 1837, comunicada en 9 inmediato, el acotamiento de las suertes de tierras de propios, con el objeto de que un ingreso lo destinase al pago de los censos que gravitan sobre los fondos de dicho ramo, entendiéndose esta autorización sólo en el caso de que las mencionadas tierras y su usufructo pertenecieran exclusivamente a los propios de Alcalá” (7).

       Poco tiempo después, la diputación tiene que dar marcha atrás a esta decisión por los problemas y enfrentamientos que acarrean (8). En 1838 el Jefe político de Cádiz comunica al Ayuntamiento de Alcalá que cese en el acotamiento “para evitar los graves perjuicios de los ganados” (9).

       En 1842 Paterna eleva a la Diputación una petición para que Alcalá no acotase o adehesase, en todo o en parte, las tierras pertenecientes a la mancomunidad de ambos pueblos (10). Los vecinos de Paterna invaden las tierras que han sido cerradas. Es el mismo ayuntamiento el que invita a los vecinos a introducirse con los ganados en las tierras comunes en litigio (11). El Ayuntamiento de Alcalá crítica esta invasión pues “había sido tal la alarma causada en el campo y el descaro con que protegidos por la fuerza se habían presentado dichos ganaderos” (12). El Alcalde de Alcalá y unos guardas de montes expulsan a los naturales de Paterna y sus respectivos ganados (13). Las tierras invadidas son de una extensión importante (48), sosteniendo las autoridades políticas de la provincia que deben repartirse estos terrenos entre ambos pueblos, y Paterna no debe disfrutar de éstos hasta que se produzca la división del término (14).


     La protesta de Alcalá no se hace esperar y señala el ayuntamiento en un comunicado que los derechos de este pueblo son maltratados porque su voto no es agradable a determinados diputados de la provincia (15). En señal de protesta el ayuntamiento decide dimitir en bloque por la orden de la diputación de abrir las tierras acotadas (16). Esta dimisión no es admitida por el jefe político de Cádiz ya que “no está en mis facultades el admitir la dimisión que ese Ayuntamiento me hace de sus respectivos cargos” (17).

      El jefe político impone una multa a los rebeldes. “(...) si en preciso término de dos horas no satisfacen la multa que les tengo impuesta, les exigirá desde luego el duplo de dicha multa”. (18)

      La escalada de incidentes se sucede a un ritmo vertiginoso. Paterna comunica al jefe político que sus ganaderos han sido maltratados y uno de ellos herido por “la gran tropelía, prisión y malos tratos que han sufrido (...) por los habitantes de Alcalá”.

      El origen de este último altercado hay que buscarlo en un encuentro entre cinco ganaderos de Paterna y cinco guardas montaraces de Alcalá. Estos se llevan a los campesinos presos, consiguiendo uno de ellos escapar y comunicar al Ayuntamiento de Paterna lo sucedido (19). El segundo Alcalde de Alcalá con los guardas recorren las suertes y dan las órdenes precisas para cerrar las tierras y en el caso de invasión acudan todos los colonos a echar a los de Paterna por la fuerza. (20).

       Alcalá sostiene que los verdaderos culpables son los habitantes de Paterna (21). El Jefe político ordena que los hechos sean investigados por el juzgado (22). El problema ya no es sólo un enfrentamiento institucional, los vecinos de Alcalá toman la iniciativa. “(...) Habiéndose agrupado en las casas consistoriales los vecinos en número extraordinario se pidió por ellos fuesen guardados los terrenos que disfrutaban” (23).

       El Ayuntamiento de Alcalá no tiene más remedio que acotar y dar cumplimiento a lo pedido por el pueblo (24). Las quejas de Paterna son interminables: los individuos y ganados son expulsados continuamente de las tierras mancomunadas. Hay heridos y apaleamientos y los vecinos de Alcalá forman en pelotones de caballería e infantería armados con escopetas y a su cabeza, individuos del ayuntamiento y montaraces para impedir a viva fuerza el aprovechamiento de las yerbas comunes (25).

       En 1845 los incidentes entre ambas poblaciones continúan con igual virulencia que en años anteriores: “(...) que siendo entre diez y once de la mañana de ayer, hallándose con su ganado en las tierras de Mojón alto del término comunero, los cuales han pertenecido siempre a la mancomunidad, se le presentaron seis hombres a caballo algunos de ellos armados entre los que conocía a los montaraces de Alcalá Juan Jara y Domingo Blanco, y el primero de estos previno al declarante que aquellas tierras se guardaban y los lanzaron de ellas y a su ganado que el mismo Jara se dió a conocer a uno de ellos como el alcalde de Alcalá pero que el deponiente no lo conoce, que también le apercibió el mismo Jara que ninguno de los ganaderos de Paterna cogiese (...) nada pues lo llevaría a la cárcel de Alcalá”.(26)



NOTAS

(1) AHPC, D-I-3ª 21 «Comisión de gobernación de junio de 1843.

(2) IBID.

(3) AHPC, D-I-3ª 24. Informe del Gobernador de Cádiz al ministerio de la gobernación con fecha 9-12-1857.

(4) AHPC, D-I-3ª 21. Informe de la diputación de 4 de octubre de 1841.

(5) AHPC, D-I-3ª 24. Informe del gobernador de Cádiz el ministro de Gobernación con fecha 9 de diciembre de 1857.

(6) AHPC, D-I-3ª 21. Informe de la Comisión de agricultura de la diputación co fecha 18 de julio de 1842.

(7) IBID.

(8) IBID. 

(9) AHPC, D-I-3ª 21.

(10) AHPC, D-I-3ª 21.Comunicación del Ayuntamiento de Paterna al jefe político con fecha 1 de junio de 1842.

(11) AHPC, D-I-3ª 21. Comunicación del ayuntamiento de Alcalá a la diputación con fecha 20 de mayo de 1842.

(12) AHPC, D-I-3ª 21. Comunicación del ayuntamiento de Alcalá a la diputación con techa 23 de mayo de 1842.

(13) Pocos días después, el secretario del ayuntamiento de Alcalá certifica las tierras que son mancomunadas:

- PARTIDO PEÑON HARPADA (13 suertes de 8 fanegas y una suerte de 9 fanegas).

- PARTIDO DEL YESO (2 suertes de 8 fanegas y una suerte de 9 fanegas).

- PARTIDO DE LOS MAYORDOMOS (11 suertes de 8 fanegas y 2 suertes de 12 f.)

- PARTIDO DEL PEDERNAL (6 suertes de 8 fanegas)

- PARTIDO DE ARENALEJOS (5 suertes de 8 fanegas)

- PARTIDO DE LOMA DE COLLADO (2 suertes de 4 fanegas y una de 8 fanegas) 

- PARTIDO DEL CULEBRERO GRANDE (4 suertes de 8 fanegas)

- MAJADA DEL GARROBO (19 suertes de 8 fanegas, l suerte de 6 fanegas y 1 suerte de 3 fanegas)

- PARTIDO DEL ESPARRAGAL (7 suertes de 8 fanegas)

- PARTIDO DEL ESCUDETE (1 suerte de 8 fanegas y 2 suertes de 3 fanegas)

-SOBRANTES DE UNA CABALLERIA DENOMINADA CASTAÑA (2 suertes de 8 fanegas)

- ALCORIA Y MOJON ALTO (6 suertes de 8 fanegas y 3 fanegas más)

- LLANOS DE LA DEHESILLA, PALMISTOSO, POZO DEL GUARDA, VIZCAINA, CARRASCA, MORISCA, E INMEDIACIONES DE DICHOS SITIOS (33 suertes de distinto tamaño). 

AHPC, D-I-3ª 21. Certificación de José Md Espinosa, secretario del ayuntamiento de Alcalá y dirigido al jefe político con fecha 30 de Mayo de 1842.

(14) AHPC, D-I-3ª 21.

(15) IBID. Comunicación del ayuntamiento de Alcalá 13 de Abril de 1843.

(16) AHPC, D - I - 3' - 21. Comunicación del jefe político al ayuntamiento de Alcalá.

(17) IBID.

(18) AHPC, D-I-3ª 21. Comunicación del jefe político al ayuntamiento de Alcalá, con fecha 24 de Abril de 1843.

(19) AHPC, D-I-3ª 21.

(20) IBID.

(21) AHPC. Acta Provincial 10 - 05 - 1843

(22) AHPC, D-I-3ª 21.

(23) IBID. 

(24) AHPC, D-I-3ª 21. Comunicación del ayuntamiento de Alcalá con fecha 24 de Junio de 1843.

(25) AHPC, D-I-3ª 21. Comunicación del ayuntamiento de Paterna al jefe político con fecha 18 de Diciembre de 1843.

(26) AHPC, D-I-3ª 22. Oficio del ayuntamiento de Paterna con fecha de 29 de Enero de 1845.


sábado, 14 de enero de 2017

Diego José de Viera, fundador del Beaterio (II)




       Antes de proseguir y ofrecer la aclaración de dudas, y observando la reproducción de la instancia pidiendo el Subdiaconado para su capitulo propio, copiamos esta certificación decisiva y acta bautismal entrañable:

      “Certifico yo Dn Juan Cano Cura de las Yglesias de esta Villa de Alcalá de los Gazules que en un Libro de Baptismos de los que esta Yglesia Parroquial de Sr. S. Jorge tiene en el Archivo de los curas donde se torna razón de las personas que en ella se baptizan que en el Libro número quince al folio treinta y nuebe huello este un capitulo firmadlo que sacado a la letra es como sigue:

      En la Villa de Alcalá de los Gazules en veinte y tres Bias del mes de Noviembre de mil setesientos y treinta y ocho años yo D. Juan de Sevallos Beneficiado y Cura de las Yglesias de dicha Villa Baptice a Diego, Joseph, Antonio que nació el día diez y nuebe de dicho mes y año es hijo legitimo de Juan Ángel natural de la siudad de Xerez y de María Bernarda natural y vesinos de esta Villa fueron padrinos Manuel Jarrillo y Da. Ana María. Repilado vesinos de esta Villa advertidos de sus obligaciones y parentesco espiritual y lo firme = Dn. Juan de Sevallos

       El qual capítulo concuerda con su original que queda en dicho Libro al que en todo me refiero y para que conste donde convenga doi la presente en dicha Villa en diez y seis de Agosto del año de mil setessientos sincuenta y nuebe y lo firme = Dilo Juan Cano » (rubricado).” (5)

   
       Al margen de la partida figura, de manera informal y de mano del curial al que competía el examen del documento, una cuenta de restar: 1759 - 1738 = 21

       Era la constatación de que el aspirante habría de tener 20 años cumplidos y encontrarse a unos tres meses de los 21 (que era el tiempo calculado que transcurriría hasta Orden Sagrada). Si no llegaba a la edad, el Obispo ejercía su facultad de dispensa.

       Estas son edades normales y regulares, bien diferentes de las que primero apuntaban los textos, que avanzan nada menos que doce años. Naturalmente, hemos comprobado in situ la exactitud de aquella copia con el original que tuvo a la vista el Reverendo D. Juan Cano, y cuya certificación envió a la Curia Diocesana. Notemos al respecto que el Sr. Cano es Cura de la Parroquia y además, tío del peticionario; su certificado está expedido para asunto de la mayor importancia, como es la recepción de Orden Mayor. Indica la fuente original, acta del Libro 15 de Bautismo, folio 39 vuelto, donde como decimos, hemos comprobado la fidelidad de los datos.

      ¿Qué había ocurrido antes, para asignar el nacimiento del Fundador en 1726 y no en 1738? Algo insospechado pero explicable: en 1726 había nacido y sido bautizado un Diego hijo legítimo de Juan Ángel de Viera y de Dª María Bernarda Márquez, el cual falleció después. Quisieron los padres recordar, o repetir su nombre imponiéndole de nuevo a un segundo hijo varón, nacido doce años después, que fue el benjamín de la familia y el futuro Fundador del Beaterio.

      En efecto, suele acontecer en las familias estos casos de duplicidad sucesiva de nombres, porque como dice un autor, imponiéndose estos por regular devoción a los Santos o por relaciones de familia, si falta el primer niño, vuelven a ponérselo al segundo (6) o a otro de los hijos. 

      En el caso de la familia Viera, esta conclusión es obvia. El nombre de Diego les debía ser particularmente querido, pues lo repiten en su descendencia. El primer niño fue Diego Bonifacio de Viera; el segundo, Diego José Antonio, sin que el padre le apellide en el acta de Viera, aunque así se llamaba, sino ese segundo nombre de Ángel que tantos consideraron apellido y que él mismo (Juan Ángel de Viera), en su testamento, se dio a casi todos sus hijos, después del nombre propio de cada uno. No obstante, curiosamente, nuestro beneficiado no firmaba con el Ángel, sino Diego de Viera, solamente. En principio, un apellido por la preposición «de», indica origen geográfico de una familia, y era transmitido tanto por línea agnada, como por consanguinidad. El apellido se daba antiguamente como un distintivo, al que da derecho el parentesco, en afán de distinguirse en el bosque de los apellidos patronímicos. A veces lo es por imposición de herencia y en otros casos, por elección o por uso consuetudinario que termina adoptado por el sujeto. Sólo a partir de la segunda mitad del siglo XIX, con la implantación y el mandato de las leyes, adquiere el apellido la fijeza que ha gozado hasta ahora.


      De todo lo cual deducimos que nos es lícito a todos emplear o no tal sobrenombre para Don Diego, como observamos ocurre de hecho entre nosotros; no obstante, en el rótulo actual de la calle que le está dedicada estimamos que debería figurar el Diego, ante todo.

      Según enseña la Iglesia nombres como Diego y Ángel enseñan el recurso a determinados Patronos celestes para guías de la vida espiritual. En ese sentido, los ángeles gozan del divino favor, son auxiliares de la Providencia en el gobierno del mundo y protectores de personas y pueblos. Bien correspondía a Viera ser llamado Diego Ángel, por deseo de su padre, por la consideración de ángel humanado en que se tuvo en vida y después de muerto. Tanto más semejante ahora a los Santos Ángeles en virtud del patronazgo espiritual que le toca en su Instituto.

      
NOTAS

(5) Archivo Histórico Diocesano de Cádiz, registro de Órdenes y Reverendos, sección «Manuscritos», leg. 476-482. 

viernes, 6 de enero de 2017

Psicosis colectiva en 1630



Ismael Almagro Montes de Oca



        En la sociedad actual, totalmente globalizada gracias a los medios de comunicación, a las redes sociales, en definitiva, a internet, donde cualquier acontecimiento es conocido en tiempo real en cualquier parte del planeta, cada cierto tiempo se suceden episodios de psicosis colectiva relacionados fundamentalmente con ataques terroristas. Pero, ¿y si les digo que este tipo de situaciones no son nuevas? 

      El episodio que a continuación se narra tuvo lugar en la primera mitad del siglo XVII, lo que no fue impedimento para que el miedo corriera como la pólvora por toda Europa y bien podría analizarse en programas del tipo de Cuarto Milenio, por tratarse de un claro ejemplo de teoría de la conspiración contra la sociedad. No en vano, guarda muchas similitudes con el argumento de la novela (y, por ende, de la película recientemente estrenada) INFERNO, de Dan Brown, reconocido autor del best seller EL CODIGO DA VINCI. Se trata, ni más ni menos, que de la psicosis producida por el miedo a un envenenamiento masivo de la población echando unos polvos desconocidos en el agua potable.

      Hasta Alcalá llegaron estos ecos “paranoicos” a mitad de octubre de 1630, cuando el vicario de la Parroquia comunica al cabildo que ha recibido carta del Obispo de Cádiz, que a su vez la había recibido del rey Carlos IV sobre una gran epidemia que azotaba parte de Italia, muriendo, según se decía, más de 60000 personas, que era debida a unos polvos contagiosos: 

“…que en estado de milan abian muy grande mortandad de gente de que se había muerto en aquellas partes mas de sesª mil personas y questo procede de mal de contaxio de unos polvos y questo se ba siendo por la cristiandad…”[1]

       Hay que puntualizar que en Alcalá este miedo sin lugar a dudas debió estar motivado por los episodios de peste que se sufrieron en la localidad a finales del siglo XVI y principios del XVII, desconocidos para la Historia local y de los que di cuenta en la conferencia “Alcalá hace cuatro siglos” dentro de los actos del cuarto centenario de la cofradía del Nazareno y de los que hablaremos en otra ocasión.

      Aunque no nos consta que se realizaran, no es de extrañar que se realizaran alguna misa en desagravio tal como se aconsejaba, pues se consideraba esta mortandad como un castigo divino:

“…para aplacar la yra de dios nro sor (nuestro señor) se acuda a su divina magd (magestad) con sacrifisios y haciendo prosesiones las quales se van haciendo…”

       El clima de desconcierto era tal, que ni la propia Inquisición sabía a ciencia cierta quién estaba vertiendo los misteriosos polvos envenenando el agua:

“…y asimismo el vicº desta vª (vicario de esta villa) como comisº (comisario) del santo offo (oficio) de la ynqusision de Sevilla tubo carta del santo offo dándole noticia de lo susodicho y de lo q su magd sentía esto y no saverse quien traya estos polvos…”

      En vista de estas noticias, se acordó restringir la entrada a la población, averiguando cuantos datos fueran posibles de los viajeros que llegasen:

“…asi se le mandava y encargava que luego supiese de todas las personas que venían a esta vª y de que nasion eran y que pasaporte trayan y que hisiese grande escrutinio de lo que trayan y donde eran y que lo castigasen todo a fin de descubrir verificar algo de lo susodho que tanto mal a causado a la cristiandad”

      Asimismo, se decidió, al igual que se estaba haciendo en los pueblos vecinos, poner vigilancia, en los pozos de agua dulce que surtían a Alcalá, concretamente dos en el pozo da arriba y otros dos en el pozo de abajo, para evitar que nadie contaminara las aguas:

“…asimismo se a sabido que en los lugares comarcanos desta villa como son la ciudad de medina y otras ay puestas guardas en los posos de agua dulce ques donde dizen que se echan los dichos polvos y que la dicha agua mueren y otras muchas cosas de que se tienen noticia y porques cosa ques necesaria acudir a su remedio luego por ser ello en publico y que es necesario poner guardas en los posos de agua dulse desta villa por que no se echen en los posos el semejante beneno y asi necesario y se acordó y mando que en el poso de arriba se pongan dos guardas en el posos de abaxo otras dos para el remedio dello”

"...en publico y que es necesario poner
 guardas en los posos de agua dulse
desta villa por que no se echen en los
posos el semejante beneno"

      Nueve días más tarde, el 27 de octubre, en otro cabildo, se acordó poner guardas en los caminos, tal como se estaba haciendo en otros lugares, para evitar que ninguna persona pudiera entrar en la población y evitar así un posible contagio:

“…es nesº (necesario) poner guardas en los caminos como son en el camino de la salada y el de los posos y el camino de medina y gibraltar en cada uno destos dos caminos dos guardas= las dos dellas en los posos que al camino de Ximena= y las dos en la salada ques por donde an de entrar por el camino de arcos y ronda= y los dos junto a la cantareria, por ¿? Los que entran por xibraltar medina y beger…”[2]

       Además, se prohibió utilizar veredas para entrar en Alcalá, solo los caminos principales y se estableció el castigo para quien infringiera las prohibiciones, siendo una fuerte multa económica si era persona acomodada o el escarnio público con doscientos azotes para el pueblo llano:

“…que todos entren por los caminos reales y no por beredas ni por otra parte sin torzer camino pena a que si fuere ombre principal incura en docientos ds (ducados) y si fuere onbre ordinario berguensa pª (publica) y ducientos azotes y que porque en esta villa ay mucha gente holgasanes que se busquen y que las personas questan nonbradas por memorial que esta ante el corregr (corregidor) los agan y asistan en las dichas partes y no dexen entrar ninguna persona de ninguna manera en esta villa a persona alguna sin tener licª (licencia) del corregr pena de berguensa publica y asi lo madaron y firmaron”

      Esta situación duraría poco tiempo puesto que el día 9 de noviembre, habiendo pasado la alarma por las noticias que llegaban desde Italia, se ordenó retirar los guardas, si bien, por cautela se prohibió que nadie se alojara en los mesones sin licencia del corregidor:

“En este cabildo se trato que por quanto la noticia que se a tenido enesta villa de que ay mal contagioso en los lugares de los reinos de napoles y milan y que no Aver nueva de que los dho lugares están libres y no ay de ninguna amenaza nueva desta enfermedad y porque en esta villa a quince días que ay guardas en esta villa y que en todas las partes ya de la comarca como es la ciudad de medina bejer xeres no las ay el qº (concejo) acordó se quiten y que en los mesones se ordene no se resiba ninguna persona sin orden y mandado del corrgr pena de diez mil rs (reales) demás de que se prosedera qª (contra) ellos como se hallare por derecho”[3]



NOTAS

[1] Archivo Municipal de Alcalá de los Gazules. AMAG. Legajo 8 folio 278- 278 vto . Cabildo de 18 de octubre de 1630 

[2]Legajo 8 folio 287 vto y 288 . Cabildo de 27 de octubre de 1630 

[3]Legajo 8 folio 288 vto. Cabildo de 9 de noviembre de 1630

sábado, 24 de diciembre de 2016

Diego José de Viera, fundador del Beaterio (I)


Articulo publicado en la Revista de Apuntes Históricos, año 2001

Fernando Toscano de Puelles


      En el rigor de la Historia, casi lo primero de todo son las fechas. Porque los personajes son observados en la brumosa lejanía del tiempo, son conocidos demasiadas veces sólo a través de testigos indirectos o no del todo capacitados para un testimonio exacto. Nada digamos si se guían de oscuros intereses.

       Por eso es indispensable acotar personas y hechos en la humilde coordinación de las fechas auténticas. Que la aventura humana descienda, para su misma solidez, a la seguridad del tiempo que enmarca o encierra todo en sus férreos límites.

      Partiendo de estas bases, nos toca hoy exponer algo casi «traumático»: una rectificación de la fecha de nacimiento del Siervo de Dios Diego de Viera. Nos sentimos obligados a deshacer un error cronológico, en el que todos hemos incurrido, sin omitir los escasos biógrafos o cronistas del Beaterio ni por supuesto, nosotros mismos.

       Contemos el proceso de esta novedosa corrección que, si tiene todavía algún vacío documental, posee por otra parte la argumentación y prueba suficientes para considerarla firme.


       Cuando se publicó la primera obra sobre el Beaterio (1) los preparadores del texto nada advirtieron fuera de la fecha generalmente aceptada del año 1726 como el del nacimiento del Fundador. Sin duda, la existencia del acta de bautismo en tal data, consta en el Archivo Parroquial de San Jorge Mártir, eliminaba toda pesquisa. Cabe también que esta partida sólo fuera conocida por los interesados después de publicada aquella obra, pues no consta una búsqueda completa de datos, sino un acopio superficial.

      Unos cuarenta años después, la partida de bautismo de Diego de Viera fue buscada exactamente por el Canónigo D Francisco de Paula Serrano Cid, cuando preparó la segunda obra publicada sobre el Beaterio. El Padre Serrano fue el alma de las fiestas y actos del segundo centenario del nacimiento de Diego de Viera. Le era necesario dar a la luz, como lo hizo, (2) la partida sacramental íntegra de un Diego Bonifacio, tomada literalmente del libro 12 de Bautismos, folio 93 vuelto, del mencionado archivo alcalaíno es esta acta:

       “En la Iglesia Parroquial de San Jorge, de la Villa de Alcalá de los Gazules, en veinticinco de mayo de mil setecientos veintiséis don Juan Ambrosio Romero, Beneficiado y Cura bauticé a Diego Bonifacio que nació el día seis del corriente, hijo de Juan Angel de Viera, natural de Jerez de la Frontera y de doña María Bernarda Márquez, su mujer natural y vecina de esta Villa. Fue su padrino don José García Blanco, vecino de ella, advertido de su obligación y parentesco espiritual y lo firmo fecha ut supra - Juan Ambrosio Romero.- Rubricado”.

       Aparte de las explicaciones que da Serrano Cid acerca de los sobrenombres de Diego de Viera, es importante notar que, con esta atribución, parecía consolidada la transcrita fecha como base biográfica y para el mismo historial del Beaterio. Así fue aceptada por todos. El autor que más recientemente trató el tema vierano en obra histórica, Anton Solé, proporciona a habitual frase: “nació en Alcalá de los Gazules en 1726”. (3) 



       En su momento la expresada data del año se hizo grabar desde luego en la amplia inscripción de la lápida descubierta en la calle dedicada al fundador, y en cualquier documento al caso, desde esta fecha de hallazgo y publicación de la partida.

       
      Tampoco nosotros, como hemos dicho, encontramos motivo, al publicar la Historia..., para dudar o discrepar de la fecha al respecto. Teniendo presente las fechas del matrimonio y defunciones de los padres, y las de nacimiento de los hermanos, aquella referencia ofrecía la adecuada concordia.

       Es verdad que, según eso, y conocida ya, de un modo indirecto, la fecha de 1761 en que ejerce Viera el Subdiaconado, don Diego recibía estas primeras Órdenes Mayores a los 35 años de edad. Pero podría ser tal retraso, poco común, debido a enfermedad u otras causas no averiguadas. Al encontrarnos otra referencia, la misma cuestión volvía a plantearse: Viera es capellán y Clérigo de Órdenes Menores en 1757, es decir, según la fecha dada, a los 31 años... Es edad apenas comprensible sino en vocaciones tardías. 

      E igualmente, al recoger una información del famoso Catastro de Ensenada (4) nos esforzamos en armonizar fechas, ya con franco titubeo respecto a la edad de Viera. En efecto, el censo dicho se estaba ejecutando en nuestra región al menos hasta 1756, ya que recoge en el libro correspondiente conservado en nuestro Archivo Municipal que don Diego de Viera es Capellán de la fundada por doña Francisca Márquez (más adelante expondremos esta designación). Por supuesto, era raro que hasta sus 30 años Viera no hubiera recibido la debida congrua. Toda esta incertidumbre ha sido despejada por un hallazgo importantísimo que sitúa los problemas de fechas sobre nueva y sólida base. En el Archivo Histórico Diocesano de Cádiz encontramos unos folios manuscritos con la solicitud vierana para recibir el Subdiaconado, acompañando a este documento la auténtica partida de bautismo de nuestro Diego de Viera (auténtica, repetimos y aclaramos, no porque la otra fuera falsa, sino porque no era de él). Todo queda así rectificado y esclarecido, pues la fecha verdadera del nacimiento del Siervo de Dios es, según se revela en el acta, la del día 19 de noviembre de 1738, siendo bautizado el siguiente día 23.


NOTAS

(1) “I Centenario Del Beaterio de Jesús. María y José en Alcalá de los Gazules.” Lérida 1888.

(2) “Crónica-Resumen de las fiestas celebradas en Alcalá de los Gazules para conmemorar el segundo Centenario del Nacimiento del Fundador del Beaterio de Jesús, María y José y las Bodas de Oro de Religión de Sor Telesfora de Santa María.” Chiclana 1928, página 10.

(3) Antón Solé, Pablo; “La Iglesia gaditana en el siglo XVIII.” Cádiz 1994. Página 435.

domingo, 18 de diciembre de 2016

Autoría de la Portada principal de la fachada de la Parroquia



Extracto de un artículo[1] publicado en la Revista publicado en 
 LABORATORIO DE ARTE 28 (2016)[2]

LA PORTADA PRINCIPAL DE LA PARROQUIA DE SAN JORGE DE ALCALÁ DE LOS GAZULES. RODRIGO DE ALCALÁ Y SU POSIBLE INTERVENCIÓN EN LA PORTADA DE LA PARROQUIA DE SANTA MARÍA DE ARCOS DE LA FRONTERA

David Caramazana Malia
Manuel Romero Bejarano


      Entre las últimas décadas del siglo XV y comienzos del siglo XVI se hicieron en Jerez y su entorno una serie de portadas inspiradas en las laterales de la cabecera de la Catedral de Sevilla. Destacamos aquí la principal de la iglesia de San Jorge de Alcalá de los Gazules, por estar firmada por el maestro constructor, algo en lo que hasta el momento nadie había reparado.

       En 1993 Carlos García Peña publicaba “Portadas góticas gaditanas” en el que establecía una clasificación tipológica de varias portadas ubicadas en templos de la actual provincia de Cádiz. En el artículo se establecen dos grupos, las más antiguas son de estilo mudéjar, y las más recientes derivan de las laterales de la cabecera de la Catedral de Sevilla, que son de las que vamos a tratar en este artículo.

        La historia de la parroquia de San Jorge de Alcalá de los Gazules se nos presenta un tanto difusa. Se cree que en su emplazamiento existió en tiempos de la dominación islámica una mezquita que, tras la conquista cristiana, fue transformada en iglesia parroquial, junto a otras dos de la población. En 1524 el marqués de Tarifa, señor del lugar, consiguió una bula de Clemente VII para la reunificación en San Jorge de las tres parroquias, momento en el que se piensa que se inició una reconstrucción integral del edificio. No obstante, el grueso de la fábrica corresponde al siglo XVII[3], si bien se conserva un elemento que puede datarse en las primeras décadas del XVI, que no es otro que la portada principal.

       Esta portada ha sido analizada por varios autores[4], si bien ninguno de ellos ha acertado a ver una inscripción, clara y meridiana, que hay en la parte inferior del tímpano, y dice: Rº D’ALCALA

Parroquia de San Jorge de Alcalá de los Gazules, fachada principal,
 detalle del tímpano con la firma de Rodrigo de Alcalá, c. 1524

      Con lo que nos encontramos con una obra firmada por un maestro tardogótico de la zona jerezano-gaditana hasta ahora poco conocido. Rodrigo de Alcalá está documentado en Jerez de la Frontera entre 1515 y 1544[5]. Sabemos de su intervención en la obra de la capilla mayor de la parroquia de Santa María de la Oliva de Lebrija[6], si bien su participación fue testimonial pues estuvo trabajando aquí un mes y casi a punto de finalizar la edificación. Por otra parte, Rodrigo de Alcalá contrató en 1527 la obra del dormitorio bajo del monasterio de Santo Domingo de Jerez en unas condiciones muy ventajosas, lo que hace pensar que por esas fechas era un maestro de mucho prestigio[7]. Tanto en Lebrija como en Jerez aparecen claras referencias al último gótico portugués, y de hecho está documentada en su cuadrilla la presencia de canteros provenientes de ese país.

        En cuanto a la cronología, la fecha post quem de 1524 propuesta, encaja a la perfección con el desarrollo profesional de Rodrigo de Alcalá, que podría haber realizado la portada de Alcalá de los Gazules antes de intervenir en el jerezano convento de Santo Domingo o incluso simultanear ambas obras, como era frecuente en los constructores de la época. La portada se enmarca en la tradición de portadas góticas derivadas de las laterales de la cabecera de la Catedral de Sevilla. Al igual que estas y otros de sus correlatos en la zona gaditana, el vano rectangular se encuentra inserto en un arco apuntado con varias arquivoltas decoradas con figuras de bestiario coronado por un gablete, presenta tracería ciega en la parte superior y queda enmarcado por dos estribos de planta romboidal rematados por pináculos decorados con crochets. Sin embargo, en Alcalá de los Gazules, se observa una evolución del modelo. En los lados exteriores de los estribos se pueden apreciar estructuras cilíndricas anilladas de claro aspecto columnario similares a las que hay en el exterior de la capilla del Rosario de la parroquia de Santa María de Arcos de la Frontera o en el cuerpo superior de la portada del palacio del Conde del Águila de la misma población. En Jerez los encontramos en la portada principal de la parroquia de San Marcos, donde intervino Diego Ximénez de Alcalá, quizás hermano de Rodrigo de Alcalá[8]. Por su parte los estribos romboidales que flanquean al vano carecen de baquetones, siendo éstos sustituidos por estructuras prismáticas giradas que crean el mismo efecto de claroscuro, en esto encontramos también similitud con la parroquia de Santa María de Arcos de la Frontera pues el mismo efecto se repite en la fachada principal, donde también los estribos presentan complejas divisiones horizontales formadas por molduras cuadrangulares giradas y colocadas a diferentes alturas.

       En Alcalá, la tracería ciega de la zona superior nada más que alcanza a la altura del gablete, mientras que más arriba el paramento queda liso y tan solo decorado con dos ventanas ciegas a los lados. Se trata de vanos apuntados ornamentados con tracería en la zona superior.

      Quizás lo más llamativo de esta portada sea la actualización de la decoración del tímpano, frente a la hornacina coronada con dosel de algunas de las portadas del entorno jerezano, Rodrigo de Alcalá imita lo que en esos años estaba haciendo Miguel Perrín en las portadas de la Catedral de Sevilla[9], pues ocupa todo el espacio disponible en el tímpano con un relieve que representa a San Jorge liberando a la princesa Sabra del dragón, bordeado por una banda de caireles. El santo, de una escala desproporcionada, aparece montado a caballo, con una espada en el cinto y pese a lo peligroso de su misión, va vestido a la moda del momento y en la cabeza lleva un complicado sombrero adornado con una gigantesca pluma, si bien en el pecho y las rodillas muestra piezas de armadura. El santo lancea a un pequeño dragón, representado con una ingenuidad deliciosa.



      Tras él, la princesa aparece ataviada a la moda con un vestido de mangas acuchilladas y un sombrero. Luce una larga melena y está arrodillada y con las manos unidas, en actitud de súplica. Sin ser una pieza escultórica de primera calidad, el tratamiento de las figuras puede considerarse correcto, por lo que estamos ante otro caso de arquitecto escultor, como sucede con Fernando Álvarez o Pedro Fernández de la Zarza[10]. De que la ejecución material del relieve es obra de Rodrigo de Alcalá no debe quedarnos duda, pues su firma aparece en el mismo bloque de piedra en que está realizado.


       Por cronología la de Alcalá de los Gazules sería una de las últimas portadas góticas gaditanas, si bien la principal de la Prioral de El Puerto de Santa María, aun estando inacabada, presenta en varios puntos las citadas estructuras de molduras cuadrangulares giradas, y en la parte exterior de los estribos unas curiosas estructuras cilíndricas superpuestas de aspecto columnario adornadas con baquetones, lo que supone una evolución importante con respecto a los modelos más antiguos y que la relacionan con la portada de Alcalá. Según los últimos estudios la obra de El Puerto quedó interrumpida en 1512, precisamente por la portada que nos ocupa[11], pero en la obra de la portada se han detectado tres fases diferentes[12] que en algunos casos interfieren con elementos anteriores; por lo que la cronología tal vez debería de ser revisada a la vista del descubrimiento de la firma de Rodrigo de Alcalá.

       El epílogo llega con la fachada principal de la parroquia de Santa María de Arcos de la Frontera. La similitud con Alcalá de los Gazules es evidente, como demuestran las molduras cuadrangulares giradas y las estructuras cilíndricas de los laterales, pero también es clara su relación con la obra de Juan Gil de Hontañón, en especial con la fachada principal de la Catedral de Salamanca.

       Este hecho ya fue señalado por García Peña[13], y nosotros estamos en pleno acuerdo con él. La obra de la iglesia de Santa María de Arcos se inicia en torno a 1520 y muy probablemente lo más antiguo sea la portada principal, para la que bien pudo dar una traza Juan Gil de Hontañón. No obstante, el primer proyecto fue modificado, podríamos decir que enriquecido, pues los estribos laterales ocultan elementos ornamentales de la zona más antigua, algo a todas luces impensable si se tratase de un diseño unitario. En este caso están las molduras curvas que adornan las esquinas superiores del primer cuerpo (muy similares a las que se pueden ver en la portada principal de la iglesia matriz de Vila Nova de Foz Coa, en Portugal) prácticamente invisibles por los estribos que la flanquean, por tanto es muy posible que el propio Rodrigo de Alcalá, en cuya obra es constante la presencia de elementos del último gótico portugués, modificase el trazado inicial de la obra.

       En comparación con otros maestros constructores del momento, han sido pocas las obras que se han podido documentar de Rodrigo de Alcalá. De hecho, tan sólo queda clara su intervención en el dormitorio del monasterio de Santo Domingo de Jerez y la fachada de la parroquia de Alcalá de los Gazules. No obstante, las ventajosas condiciones en las que contrata la obra jerezana, hacen pensar que en 1527 ya era un maestro de prestigio en el ámbito local. Si se confirmase con documentos su intervención en la parroquia de Santa María de Arcos estaríamos ante un maestro de primera fila. Es de esperar que futuras investigaciones puedan ampliar la nómina de edificios trazados y construidos por este artífice.

Parroquia de San Jorge de Alcalá de los Gazules,
fachada principal, Rodrigo de Alcalá, c. 1524.



NOTAS

[1]“NUEVOS DATOS SOBRE “LAS PORTADAS GÓTICAS GADITANAS”: EL PATROCINIO DEL CARDENAL DIEGO HURTADO DE MENDOZA EN LA PARROQUIA DE SANTIAGO DE JEREZ Y LA AUTORÍA DE RODRIGO DE ALCALÁ EN LA PARROQUIA DE SAN JORGE DE ALCALÁ DE LOS GAZULES” 

[2] LABORATORIO DE ARTE 28 (2016), pp. 41-59, ISSN 1130-5762 e-ISSN 2253-8305 - DOI http://dx.doi.org/10.12795/LA.2006.i.01.02 

[3] AA.VV.: Guía Artística de Cádiz y su provincia, Sevilla, 2005, Tomo II, pp. 221 y ss. 

[4] En orden cronológico, los despistados historiadores han sido los siguientes ROMERO DE TORRES, Enrique: Catálogo monumental de España…, op. cit., p. 441; RAMOS ROMERO, Marcos: Alcalá de los Gazules, Cádiz, 1983, pp. 311 y ss.; ARANDA LINARES, Carmen y ALONSO DE LA SIERRA FERNÁNDEZ, Lorenzo: “Arte medieval”, en FLORES FERNÁNDEZ, Ana María (coord.): Cádiz y su provincia, Sevilla, 1984, pp. 175-201; GARCÍA PEÑA, Carlos: “Portadas góticas…”, op. cit., pp. 326-331; Ibídem, p. 221. 

[5] ROMERO BEJARANO, Manuel: Maestros y obras..., op. cit. 

[6] ROMERO MEDINA, Raúl y ROMERO BEJARANO, Manuel: “La Catedral de Sevilla y su conexión con la arquitectura del tardogótico portugués”, en JIMÉNEZ MARTÍN, Alfonso (Ed.): La Catedral entre 1434-1517: Historia y conservación, Actas de las XX edición del Aula Hernán Ruiz, Sevilla, 2013, pp. 237-276. 

[7] JIMÉNEZ LÓPEZ DE EGUILETA, Javier E. y ROMERO BEJARANO, Manuel: Los claustros de Santo Domingo de Jerez de la Frontera, Jerez de la Frontera, 2013, pp. 56 y ss. 

[8] ROMERO BEJARANO, Manuel: Maestros y obras…, op. cit. 

[9] LAGUNA PAÚL, Teresa: “Cultura visual y promoción artística del escultor Miguel Perrin en la Catedral de Sevilla (1517 1552)”, en LUGAND, Julien (ed.): Échanges artistiques entre la France et l’Espagne (S. XV fin XIX siecles), Universidad de Perpignan, 2012, pp. 143-163. 

[10] ROMERO BEJARANO, Manuel y ROMERO MEDINA, Raúl: “Pedro Fernández de la Zarza: un maestro tardogótico de la Baja Andalucía (1494-1569)”, en ALONSO RUIZ, Begoña (ed.): La Arquitectura tardogótica castellana entre Europa y América, Madrid, 2011, pp. 197-212. 

[11] ROMERO MEDINA, Raúl: “Fábrica, obra y mecenazgo arquitectónico: los Medinaceli y la Prioral de El Puerto de Santa María entre Juan de Hoces y Alonso Rodríguez (1478-1512)”, en GONZÁLEZ GÓMEZ, Juan Miguel y MEJÍAS ÁLVAREZ, María Jesús (Eds.): Estudios de Historia del Arte. Centenario del Laboratorio de Arte (1907-2007), Sevilla, 2009, Tomo II, pp. 401-415. 

[12] RUIZ DE LA ROSA et alii: “La Prioral de El Puerto de Santa María. El proyecto gótico original”, Sevilla, 2010, pp. 56 y ss. 


[13] GARCÍA PEÑA, Carlos: Arquitectura gótica religiosa…, op. cit., pp. 121 y ss.

sábado, 10 de diciembre de 2016

Alcalá de los Gazules durante el Señorío de Per Afán de Ribera (IV)




C.- La puerta del Sol.


      Aunque el edificio del cabildo se inauguró en enero de 1553, esta puerta de entrada a la Plaza mayor es anterior, atestiguando su antigüedad la piedra armorial que lo corona, colocada ahí en torno a 1469. [13] Aunque tradicionalmente también se la nombra como Puerta Nueva, es muy posible que en realidad se trate de dos puertas distintas, como veremos a continuación.


      En marzo de 1544 se pide al cabildo hacer un carril que llegue hasta la Puerta del Sol para poder subir piedras con las carretas para la obra de la Parroquia:

“en este cabildo sus mds proveyendo una petición q dio po ss (Pedro Sánchez) clérigo suplicando a sus mds ayuden d los propios a fazer el carril q qeria fazer en la subida de la puerta del sol pa traer la cantería pa la obra d la yglia (iglesia) y q den licencia pa q los bueyes q truxeren la cantería puedan comer en el prado syn pena alguna” [14]

      Una semana más tarde, el cabildo acuerda acceder a la petición hecha por referido clérigo:

“… el domingo pasado se remato el acarreto d la Cant (cantería) d la yglia de Sant Jorge la ql se a d enpedrar a traer luego pa empezar a edificar la capilla q se manda fazer y por ql lunes pasado dio una petición suplicando les fuesen servidos d ayudar a la yglia con la mitad d la costa q se fisyese en el carril q se a d fazer d la puerta dl sol y por q dsto no poveyeron nada disyendo q tenyan poco dinero y no podían por los gastos q al presente tyenen heran muchos suplicando a sus mds manden ayudar con la mitad d la costa q en ello se se fisyese pues ql (que el) servicio q en ello se haze a dios es muy grande y mas arriba y q como cosa mas justa y principal lo admitan y den orden como no se dexo d hazer por q todas las otras publicas se pueden dexar por esta pues a todos ¿? Dar l a mayor honrra y puo (publico) echo d todo el pueblo e vista por sus mds y platicado a rason dllo dixeron todos de conformidad q faga el dho po sanches en nobre d la dha yglia el dho carrily en el la pared q va desde el miradero d la puerta dl sol fasta abajo en dcho (derecho) d la casa dl cordobes d la anchura q lleva la pared y q lleve cimyentos sobre firme d mampuesto a vista dl dho señor alce…”[15]


      Este carril no se empezará por falta de dinero hasta al menos finales de agosto de 1545 cuando el cabildo, por carecer de fondos para hacer frente a los gastos, solicita ayuda al marqués, que prestará 300 ducados para tal fin: 

      “Et en este cabildo el señor alcayde e alce mayor dixo ql escrivyo a su senoria dl marqs sobre rason dl carril q este consejo quiere fazer a la puerta dl sol y como no tenya al psente dineros d q lo fazer pa q su senoria pstase al qº lo q fuese menester pa ello pa q se le pgase adlante quado el qº los tuviese y q su senoria por fazer md a este qº les manda pstar tresyentos ducados q diz q serian menester pa ello q enbio libramio (libramiento) pa el mayordomo po benyts d Rota (Pedro Benítez de Rota) q luego los de obligándose el qº a se los pgar dentro d qtro anos y pues q su senoria fizo esta md q será bien q luego se empiece a fazer y todos los dhos señores acordaron q luego se faga el dho carril y se conpren los materiales q furie menester pa ello y diputaron al dho juo alo d mesa pa q sea veedor d la obra y ande sobre el obrero q le mande lo q convenga a el y a los q anduviere en la obra y nobraro por obrero a myn gil merchante pa q se resyda en la obra y tenga cuenta y rason dllo y d lo q se gasta y coja maestros y peons y los mande y conpre los materiales q fuere menester con presencia dl dho juan alo (Alonso) d mesa.” [16]


D.- La puerta nueva.

     Como hemos visto, en 1544 no existía carril hacia la Puerta del Sol y sin embargo, un año antes, en 1543, ya se había construido una calzada que llevaba a la Puerta Nueva, motivo por el cual, pensamos que se trata de dos puertas distintas: 

      “Et en este cabildo se vido una copia d gastos y peticion q dio dio d nava (Diego de Nava) fasyendo saber a sus mds como tiene gastados syn libramio (libramiento) treze mylle nueve cientos y veinte e ocho mrs en pagar ocho myll ladrillos q se devyan a los frayles q los avian prestado pa la calçada d la puerta nueva…”[17]

      Es más, al hablar de construir el mencionado carril , se especifica que justo a la salida de la Plaza Alta nos encontramos “el miradero d la puerta dl sol” que no es otra cosa que un barranco o tajo (idéntico término se utiliza en la plazuela de la casa del Peso de la Harina y Puerta de la Villa) mientras que en la salida de la Puerta Nueva, el terreno sería menos rocoso, pues permitía incluso sembrar: “sus mds dieron lizª al dho señor alce (alcalde) pa q pueda senbrar un calmal abaxo d los cortinales d la puerta nueva entre dos arroyos este año…” [18]

       Creemos que en realidad la Puerta Nueva estaría a la altura de la plazoleta de la calle San Vicente, en la confluencia de la calzada del cementerio, pues consta que en esa zona había un postigo y que los cortinales para sembrar antes mencionados estarían en la zona conocida en la actualidad por el Huerto de Ana: “se vido una petición d ciertos vs desta vª en la collación d san vize (Vicente) pr ql dixeron q po (Pedro) tocino a enpedido la vereda q yva dl postigo d la arraval? al campo y a la fuente de Jua (Juana) y fizo un seto y la apropio asy e senbro de alcacil y agora van por un muladar q quando esta moxado las bestias no pueden salir dl y caen d q es muy grande…” [19]


El puente ¿romano? del Prado.

       Otra de las sorpresas que nos ha deparado la investigación de las actas del cabildo se produce el 10 de diciembre de 1543, cuando se acuerda pedir permiso al marqués para poner un impuesto con el que pagar la construcción de un puente sobre el río Barbate: 

       “en este cabildo sus mds platicaron y dixeron q vista la nesesydad q ay q en el rio de barbate aya una puente por donde posar los vos desta villa y los caminantes yendo y vinyendo en tpo (tiempo) de invierno por los peligros q an acaescido e ¿? cada dia en el dho rio se acordó d fazer una puente d buena obra de albaneria en el rio d barbate en el dicho d la calçada y por q no ay propios al psente (presente) por ello se acordó q se escriva una ca (carta) a su Sª (Señoria-el marqués) suplicándole q d (dé) lizª (licencia) pa q los mrs (maravedies) q fueren menester pa la fazer se puedan echar y echen pa ynposycion en las cosas q les paresciere y q la carta la escryva el dotor melchior días” [20]

Restos del antiguo Puente del Prado,
que tradicionalmente se dice de origen romano

      Efectivamente, la carta se escribe al marqués el último día del año para pedirle que interceda ante los reyes a fin de conseguir la provisión real, siendo el tenor literal de la carta éste que sigue:

"Sepan quantos esta ca vieren como nos el qº (consejo) justicia y regimi (regimiento) dsta villa de alcala d los gazules conviene a saber pedro de los ríos alcayde e alce mor (mayor) e Alonso Lorenzo alguacil mor fernando de morales e ju (Juan) Alonso d mesa e franco rodriges e ju d Heredia y el dotor melchior días e juan gomes e myn sse (Martín Sanchez) dl castillo e franco ruys zarco regidores e al (Alonso) Ro (Rodriguez) de lora Jurado estando ayuntados en nro cabildo e ayuntamyº según q lo avemos de uso e de costumbre ¿? Llamados por nro (nuestro) portero pa lo infrascripto por nos y en nobre y en boz del dho qº e d los otros regidores y oficiales q en el oy son e serán d aquí adelante y como qº y a boz d consejo dezimos q por quato tenemos acordado de fazer una puente en el rio d barbate q es en el termº (termino) y cerca dsta (de esta) villa por f (ser) muy nescesaria y conveniente por evitar los perligros q por no la av (haber) an subcedido y acaescido en el dho rio esplmente (especialmente) en el tpo (tiempo) de invierno y ay necesidad q lo q fuere menester pa fazer la dha obra se eche por ynposycion en los mantenyms (mantenimientos) y cosas q se venden esta villa dando sus magts (magestad) licencia pa ello por q de otra maña no se podrá fazer la dha puente y por q pa pedir y ganar la dha lizª se reqiere nro (nuestro) poder por ende otorgamos e conoscemos e damos e otorgamos todo nro pode cumplido libre e lleno e bastante según q lo nos avemos e tenemos he dicho mas puede e d no valer a al (Alonso) d olivares e a franco del castillo prs (provisores) en el qº real d ambos a dos juntamente e a cada uno dllos (de ellos) por sy ynsolidum esplmente pa q por nos y en nro nobre y dste qº vºs (vecinos) y moradores desta villa puedan parescer e prestaran ante sus magts ante los señores dl su muy alto consejo e ante quyen con dicho devan e les pedir y suplicar nos den lizª y facultad pa q podamos echar por ynposycion en esta villa en los mantenims q en ellas vendieren los mrs (maravedies) q furie menester pa fazer y dificar dha puente en el dho rio d barbate por f (ser) como es obra puca (pública) y muy nescesaria o en los q nos paresciere e pa q puedan sacar y ganar las ca (cartas) y povysiones q menester et pa q puedan faz e fagan todos los abtos (autos) e diligencias e pedimos (pedimentos) e rqerimis (requerimientos) q menester sean e presentar qualesquier tª (termino) e povanza (probanza) q convengan e fazer todo lo demás q nos podríamos fazer e dar e rasonar presentes siendo Et q ¿? Cumplido e bastante poder nos abemos e tenemos e de di se requiere pa lo q dho es e pa cada cosa dllo por tal e tan cuplido e bastante lo otorgamos e damos a los dos al d olivares y franco dl castillo e a cada uno dllos por sy como dho es con todas sus incidencias e dependencias aversidades y comodidades e con libres e general admynistracion e los relevamos según dicho es pa lo tener e cumplir como dho es obligamos los bs (bienes) dste qº ávidos e por av (haber) fecha la ca (carta) en esta dha villa d alcala en la casa del cabildo dlla lunes treinta e un días del mes de dize año dl nascim (nacimiento) de nro sr hiesucxo de mle e quis e qtenta e qtro anos e los dos señores al q dho es di sse navarro alguacil minor e franco gia (garcia) escudº e pedro navarro vos dsta dha villa d alcala” [21] 

     Pero lo realmente interesante a efectos de la Historia es que en ninguna de las actas (y son al menos 5) se menciona la existencia de un puente sobre el rio. Si el antiguo puente fuese de origen romano, tal como siempre se ha sostenido, lo más lógico hubiese sido pensar que si en esta época estaba inservible, se hablara de restaurarlo o bien de hacer uno nuevo porque el viejo estaba derruido, pero nada de esto ocurre, por lo que debemos corregir la historia para dejar de hablar de puente romano y empezar a llamarlo como lo que es, renacentista. Es más, en verano de 1553, aún no se ha construido el puente y se sigue insistiendo en que se ahogan muchas personas al intentar cruzarlo:

      “Juan destrad rri (de Estrada regidor) dixo q tenyendo visto y conoscido la estrema nesesydad qsta va (que esta villa) tiene d una puente en el rio de barvte donde se ahogan muchos fonbres siempre y de una calçada q fuese desde los pozos fasta los molinos d patrite q ay dlla tanta nesesydad como de la puente…” [22]


La fuente de la Salada y los pozos.

       Varias son las referencias encontradas sobre la fuente de la Salada, que presentaba un aspecto muy distinto al actual, puesto que tan solo contaba con una pila: 

“se cometió a los dos señores juan alo de mesa y franco de mendoça q fagan vr el agua d la salada pq dizen q se cuela syn venir al pilar y lo manden rparar…”[23]

         En cuanto a los pozos, si bien la traza actual del de arriba es del siglo XVIII, este pozo ya existía en 1556:

 “se cometio a los señores Juo alo d mesa y franco de mendoça rs (regidores) q fagan reparar un paso q se a fecho nuebo en el camino del pozo de abaxo donde da el arroyo en el dho camino… y asy mismo un pedazo de calçada q se a dsfecho cabe el pozo de arriba…”[24]


La torre de don Benito.

        Con este nombre se menciona una torre existente en el término de la villa junto a la cual existe una fuente, localización que coincide en la actualidad con la que conocemos como Torre del Esparragal o, mal llamada, Torre Lascuta: 

“se vido una petición de po Ro (Pedro Rodriguez) texero pr la qual pidió le fagan md q pueda fazer un forno pa coser Texas y ladrillo en una calera ql sr alo (Alonso) d la guardia ri (regidor) fizo en la torre q dizen de don benyto termy desta villa y pa q se pueda aprovechar dl agua de la fuente dla dha torre pa el fze (hacer) d la dha labor q la traen d fuera cada año …” [25]



NOTAS

[13] ORDAS DE ARANDA, Manuel Carlos; “La piedra armoriada de la Puerta del sol de Alcalá de los Gazules”, en http://historiadealcaladelosgazules.blogspot.com.es/2015/02/la-piedra-armoriada-de-la-puerta-del.html

[14] Leg. 1 folios 121 vto. y 122. lunes 10 de marzo de 1544.

[15] Leg. 1 folios 123 vto. 16 de marzo de 1544.

[16] Leg. 1 folios 257. lunes 23 de agosto de 1545.

[17] Leg. 1 folios 63 vto. lunes 13 de agosto de 1543.

[18] Leg. 1 folio 275 vto. lunes 26 de octubre de 1545.

[19] Leg. 2 folio 54 vto. lunes 20 de noviembre de 1553.

[20] 8647/ L1 103-103 vto. lunes 31/12/1543

[21] Leg.1 folio 97.

[22] Leg. 2 folio 40 vto. Lunes 28 de agosto de 1553.

[23] Leg. 2 folio 49 vto. 23 de octubre de 1553.

[24] Leg. 2 folio 239. Lunes 16 de marzo de 1556

[25]Leg. 2 folio 4. lunes 9 de enero de 1553.

sábado, 3 de diciembre de 2016

El Cine en Alcalá



Artículo publicado en la Revista de Apuntes Históricos de 2002

Juan Manuel Muñoz Fdez-Armenta


      El primer cine de Alcalá fue el Gazul Cinema, construido en 1928 por Antonio Serrano y después propiedad de Francisco Caro. Situado en la Carretera, sobre su solar se construyó más tarde el garaje de transportes Comes.

      La sala tenía butacas de madera, olor a "Zotal", paredes de corcho y una general de escalones. A la derecha, la cabina con acceso desde el exterior por el "patio de la fábrica", hoy calle Doña Mª Ulloa.

      Manejado por Dominguito Valdivia tenía un solo proyector, que obligaba a dos o tres paradas durante la función para cambiar los rollos, tiempo aprovechado para publicar las próximas películas, proyectando anuncios, anuncios, dibujados con tinta sobre un con más buena voluntad que arte.

      En el Gazul, vimos el cine por primera vez con "Blancanieves" de Walt Disney. Los espectadores se escandalizaron con "Gilda", con Rita Hayworth, abofeteada por Glenn Ford, por el descaro de quitarse un guante mientras cantaba Amado Mío, vestida con un traje de raso negro. Nadie como ella lo ha hecho mejor. Emociones con las aventuras de "Tres Lanceros Bengalíes" de Gary Cooper. Risas con Katherine Herpbun y Cary Grant en "La Fiera de mi Niña" e inquietud por el resultado del amor imposible entre Humprhey Bogart e Ingrid Bergman en "Casablanca".

      Costumbre y casi obligación, antes de ir al cine era ver la censura (calificación moral) expuesta en el patio de entrada de la Iglesia de la Victoria. Funcionaba por el sistema de letras. PVM: Pueden verla menores.  PV: Puede verse.  T: Tolerada.  DG: Defectos Graves.  MR: Moralmente rechazable. 

      Después empezó el sistema de números, del 1 al 4, de menor a mayor gravedad moral, según el criterio del censor.



      En el verano de 1946 se inauguró el cine España, el de la Plaza de toros o de Paco Gallego, que por las tres denominaciones se conocía. Duró hasta 1950. Conserva hoy el mismo aspecto. Se pueden imaginar las noches de fantasía e ilusión pasadas allí por los alcalaínos mientras en el campo seguían los rojos, y en el pueblo la cartilla de racionamiento, el estraperlo y el tabaco de Gibraltar.

      Propietario: Paco Gallego. Gestor: Andrés Pastor. En la taquilla: Encarna Martos. Portero: Torrejón. Operador: Eloy Cerejido.

      La pantalla el primer año estuvo fija, pero un fuerte viento la destrozó y en años posteriores se plegaba e izaba por medio de poleas. Los tendidos servían como gradas y en el ruedo sillas.

      Por la tarde mientras sonaban las notas de “mi casita de papel” regaban la plaza y ordenaban las sillas. Tarea en que intervenían, por su proximidad afectiva con el dueño, los hermanos Gabriel y Francisco Almagro (niños entonces), quienes por esta razón entraban en la cabina y obtenían de Cerejido los trozos de película estropeados al empalmar los rollos y con orgullo de quien posee un tesoro repartían a sus amigos “cuadritos” que se guardaban con especial devoción.

      La primera película fue “Argel” del francés Charles Boyer y la fascinante Hedy Lamar; después vimos la grandeza de las escenas de acción en “Murieron con las botas puestas” o el color de “Robin de los Bosques" ambas de Errol Flynt, en aquella interpretando a un idealizado general Custer y en esta a un ladrón generoso. Llegaron también la mejicana "Los jarrones del Virrey", con la complicada herencia de la familia Cuchichi. "El Mago de Oz", fantasía musical dirigida por V. Fleming y revelación de Judy Garlan. "El padre de la novia", con Katherine Hepburn y Spencer Tracy, pareja única en la pantalla y en la vida real, con una dolorosa pero digna relación personal.



      Situado en lo que actualmente es el Bar y Hotel Pizarro, coincidiendo con el de la Plaza de Toros, el Cine Avenida. Lo montó Agustín Pérez; Diego Romero fue gerente y lo continuó durante bastantes años. Después estuvo alquilado a la empresa del Cine Andalucía. Operador Dominguito, ayudado por Manolo Burrilla.

       Era competencia con el de Paco Gallego. Célebre eran sus guerras de precios. Bajaban las entradas según fuera bajando o igualando el competidor, iniciándose poco antes de la proyección, e incluso durante los documentales (el NO-DO) y avances. Duraban hasta el fin de éstos, momento en que se producía el primer descanso.

       Dos grandes películas tiene en su historia: "Sólo ante el peligro" y "Duelo de Titanes". En la primera, Fred Zinneman, dirige a un Gary Cooper en estado de Gracia, acompañado por la bella Grace Kelly, como novia indecisa y pusilánime. Cooper da una lección magistral de interpretación en la hora y media que dura la acción que desarrolla la película y el tiempo que dura esta, ambos coincidentes. Sólo por su forma de andar ante la cámara merece verlo. Juan Manuel de Prada, novelista, en un reciente artículo publicado en la "tercera" de ABC, decía: "Quienes amamos a Gary Cooper, no sabemos si quedamos con el héroe ingenuo y abnegado de la portentosa "Juan Nadie", o con el héroe asqueado que hacia el final de "Sólo ante el peligro" se arranca del chaleco su estrella de hojalata y la arroja al fango, después de apurar hasta las heces el cáliz del miedo." "Duelo de titanes" dirigida por John Sthurges, con Burt Lancaster y Kirk Douglas. Este realiza el mejor “Doc Hollyday” conseguido en el cine, pese a las muchas repeticiones hechas de esta leyenda. Como fondo la voz de Frankie Lane cantando “O.K. Corral”.

      En un solar de la cuesta de Santo Domingo, donde hay un supermercado, otro cine de verano, coincidente con los otros dos anteriores. Motivado por su escasa anchura, la de la tienda actual, pero con mayor fondo, popularmente le bautizaron como “Cine Canuto" funcionó durante una sola temporada, bajo la dirección de Antonio Caro.

       Cerrado el Cine España, José María Sánchez compró sus equipos creando el Cine Maravillas, Situado en el patio de la casa familiar pese a las muchas transformaciones realizadas en el inmueble aún se conserva la cabina con sus características ventanillas.

       Funcionó desde 1953 a 1960. Operador Eloy Cerejido. Era gestionado familiarmente. Su hija Pilar en la taquilla y en la puerta se turnaban Francisco Jara, Andes Armario, Francisco Almagro, eximio maestro (de los que Alcalá ha dado varios) que las tardes del verano las ocupaba en dar clases a bachilleres con asignaturas suspendidas y preparar opositores para el Magisterio. En todo con reconocida competencia y éxito. A su pantalla llegó el mito de Marilyn Monroe con Niágara promocionada como "las dos maravillas del mundo: Migara v Marilyn"

       En 1957, la Plaza de Santo Domingo ya se había arreglado, cambiando el suelo terrizo por adoquines y quitando los bancos de ladrillo que la adornaban. Para ampliarla y mejorar su acceso por la cuesta del mismo nombre, se derribó la casa de D. Bartolo Barroso, maestro albañil, de sobresaliente prestigio humano y profesional.

       También habían desaparecido varios negocios que le habían dado un sello artesanal: la fragua de Gutiérrez, la posada de Rafael y la bodega de Armenta; lo mismo que la carpintería de Gabriel y la zapatería de Vela.

      Antonio Ordoñez es figura del toreo. Curro Romero, Paco Camino y Diego Puerta dan sus primeros pasos. Cronistas: Corrochano y Diaz Cañabate.


      El premio Planeta lo gana “La paz empieza nunca” de Emilio Romero. En diciembre, la prensa publica notas oficiales sobre la guerra de Ifni y Sáhara, y el dia 7 sábado en la Cuesta de Santo Domingo se inauguró el Cine Andalucía con el estreno en España de "Los tunantes del desierto” interpretada por Carmen Sevilla. Después dirigida por José Antonio Bardem, consigue su mejor actuación en el drama campesino "La venganza", dándole replica a Katt Vallone.

       El mismo día en Sevilla se proyecta Ariane, de Wilder, con un maduro Gary Cooper y la jovencita Audry Herpburn. Concha Piquer, con Puente de Coplas, actuaba en el Teatro Falla de Cádiz.

      Para quienes jugaban al fútbol en el Prado y al baloncesto en el Lario, el Andalucía les descubrió el cine y los aficionó. Gestionado por sus propietarios: Francisco y José Gómez León, con la colaboración en el primer año de Andrés Pastor, tuvo durante muchos años un alto nivel de programación. Sus dueños además de empresarios eran aficionados al cine y se notaba. Proyectado expresamente para Teatro-Cine, cuenta con un amplio escenario, varios camerinos y foso para la orquesta. El público se acomodaba en dos plantas, patio y principal. En la actualidad se conserva tal y como se construyó.

       Por primera vez un cine alcalaíno, instaló dos proyectores (marca Ossa) evitando interrumpir la película para el cambio de rollos. También se pusieron lentes de Cinemascope, necesarias para la proyección de cintas en tal sistema.

      Su operador fue Juan José Pérez Benítez y ayudantes Manolo García Pazos y Manuel Cabrera. En la taquilla María Guillén; porteros, en butacas Manolo "Finisterre”, llamado así por ser agente de dicha compañía de seguros. En la general, José "El Pelúo", natural de Parauta (Málaga) que abandonó su profesión de arriero, siendo un ejemplo de lo que actualmente se llama “reconversión del puesto de trabajo”.


       En su sala oscura y pantalla blanca,s e entró en conocimiento con los grandes creadores del cine, que harían obras capaces de enviarnos a otros mundos solo con la magia de su arte. Vemos a los grandes directors: John Huston, autor de "Sólo Dios lo sabe" (Debora Kerr y Robert Mitchum), “Vidas Rebeldes” donde el dramaturgo Arthur Miller, autor del guión, parece realizarlo para su esposa, la genial Marilyn Monroe. Alfred Hichcock: "La ventana indiscreta (Grace Kelly y James Stewart) o "Vértigo" del mismo actor y Kim Novac. Elia Kazan. "Al este del Edén", James Dean. "Esplendor en la hierba", Natalie Wood y Warren Beatty. John Ford, el gran maestro. Nadie ha contado el cine cómo él. Es su mejor narrador. No movía la cámara, hacía que los actores trabajaran para ella; "miro a los ojos y así ruedo las películas, las ruedo porque es mi trabajo, así mantengo a mi familia". Sus protagonistas son hombres rectos. Ford hace que la bondad no resulte aburrida. Busca la reconciliación entre los antiguos enemigos. Una de las secuencias más conseguidas de "La Legión Invencible" (John Wayne) es el homenaje a un antiguo oficial confederado, muerto en la caballería de la Unión. Cuenta lo cotidiano con poesía. Para Ford siempre hay esperanza; la tradición no retrasa el futuro, sirve para garantizarlo. "El hombre que mató a Liberte y Balance'', John Wayne, James Stewart y Lee Marvin, film nostálgico, el Oeste termina y viene la esperanza y la paz. Grandiosa por su drama sobre la adopción, evolución y relación de sus personajes, apuntadas a veces, sólo por pinceladas, llegó "Centauros del desierto", John Wayne, Natalie Wood y Jeffrey Hunter. La tragedia de un solitario incapaz de recomponer su familia. Steven Spielberg la considera la mejor película del cine.

      Proyectaron otras películas de otros directores, como "Picnic" .de Joshua Logan con Kim Novac, bellísima y llena de erotismo en el baile de la piscina. William Holden fue su compañero de reparto. "El motín del Caine", Edward Dimytrick, dirige a Humprey Bogart, como un desequilibrado capitán de barco. Descubrimiento, al final de su carrera, de Frank Cappra, con “Un ganster para un milagro".

      Así, con este tono, siguió el Cine Andalucía su andadura. Al final de los 70, fue arrendado a una empresa de Los Barrios, cerrando sus puertas pocos años después.



Ahora que no puede volver
el esplendor de la hierba,
ni la gloria a las flores
no debemos afligirnos
porque la belleza subsiste en el recuerdo.

(Wordswortyh)

Planos finales de "Esplendor en la Hierba".

NOTA

 Las fotografías no se corresponden con el artículo publicado en 2002