sábado, 11 de agosto de 2018

La Guerra de Marruecos y la Cruz de los Caídos (I)



Ismael ALMAGRO MONTES DE OCA 


     Hasta los primeros años de la democracia, existió un monumento en la Plaza Alta, entre la Portada de San Jorge de la Parroquia y las Casas Consistoriales, consistente en una gran cruz cuyo origen ha sido fechado por Jaime Guerra Martínez (http://mialcala.blogspot.com/2018/01/la-cruz-de-los-caidos.html) en 1925, al finalizar la guerra de Marruecos. 

      Sin embargo, es necesario corregir lo poco que se ha escrito hasta ahora sobre el mismo, pues su origen no está en la guerra del Riff, tal como se ha asegurado, sino en la guerra civil, como veremos. 

      Fueron muchos los alcalaínos que participaron en las sucesivas campañas bélicas en el país norteafricano. Las primeras noticias sobre uno de ellos en este conflicto en el siglo XX, se remontan al verano de 1909, cuando los marroquíes iniciaron hostilidades contra los intereses económicos españoles en las minas cercanas a Melilla y obligaron a la intervención del ejército español. Los combates se recrudecieron el día 22 de julio, sufriendo los españoles 31 muertos y 61 heridos, pero todavía fueron más cruentos al día siguiente, al sufrir una emboscada que dejó 65 muertos y 253 heridos.[1] Uno de estos heridos fue un paisano nuestro, que fue trasladado hasta Cádiz, adonde llegó el 14 de septiembre: 

“Ha llegado un sólo herido de Melilla. Se llama Alfonso Sobrino, y es natural de Alcalá de los Gazules. Pertenece al disciplinario de Melilla y fue herido en el combate del día 23.” [2]



      Todos estos acontecimientos hicieron aumentar el fervor patriótico en todo el territorio nacional, creándose, bajo la presidencia de la Reina, las Juntas de Damas, con el objetivo de conseguir recursos para las familias de los fallecidos y heridos en Marruecos. En nuestra ciudad, también se creó una de estas Juntas, estando presidida por la esposa del alcalde, D. Antonio Machado[3] y puso en marcha un festival a beneficio de los heridos de Melilla. Debió de organizarse por iniciativa popular y no con carácter oficial, pues las actas del ayuntamiento alcalaíno no reflejan nada al respecto, ni siquiera en forma de donativo a suscripción alguna. El periódico madrileño NUEVO MUNDO[4] publicó en su edición del 30 de septiembre una fotografía de la Junta de Damas que presidieron dicho festival. Por las fechas en que se desarrolló, el festival probablemente consistiría en una corrida de toros para recaudar fondos en la feria de septiembre. 

"Alcalá de los Gazules (Cádiz).—Señoritas que presidieron el festival organizado á beneficio de los heridos de Melilla "


      Las operaciones en Marruecos continuaron y el 29 de septiembre se ocupó parte del monte Gurugú, enviando el alcalde un telegrama al gobernador civil felicitándolo “por el éxito alcanzado el Ejercito en África”.[5]

      Prácticamente, se dio por terminado el conflicto a partir del 27 de noviembre, comenzando a partir de entonces el retorno a la península de heridos y enfermos. Uno de ellos, el alcalaíno Antonio Diez Ortega, llegó enfermo la mañana del sábado 4 de diciembre a Granada, repatriado desde el Rif.[6]
      A partir de noviembre de 1912 se creó el Protectorado español de Marruecos, lo que propició la pacificación de la zona, hasta que en 1921 se produjo la rebelión de varias tribus de la zona, lideradas por Abd el-Krim, con la famosa batalla o desastre de Annual, que terminaría con más de 10000 muertos españoles. 

cadáveres de los jinetes del Regimiento Alcántara tras la batalla de Annual (fuente ABC)

      A raíz de este acontecimiento, el gobernador civil de la provincia pidió a todos los ayuntamientos que se iniciaran campañas de suscripción para recoger fondos con los que socorrer a los heridos. La corporación alcalaína aceptó la propuesta, colaborando además con 500 ptas. y ofreciendo el hospital de la Misericordia para asistir a los heridos procedentes de campaña: 

      “Terminada la orden del día y previa declaración de urgencia se da lectura a un telegrama del Excmo. Sr. Gobernador Civil de esta provincia, invitando se coopere al esfuerzo en honor del Ejercito de África, prestando cuantos auxilios se puedan, siendo el más perentorio el atender a los heridos procedentes de dicho Ejercito, iniciándose una suscripción para que sus productos sean destinados a aumentar los recursos de la Junta de Damas de la Cruz Roja para aliviar la suerte de los heridos. 

      La Corporación enterada del contenido de dicho telegrama y tratándose de un acto noble y patriótico, acuerda por unanimidad abrir una suscripción al objeto indicado, encabezándola este Ilustre Ayuntamiento con la suma de quinientas pesetas y que se invite a las personas caracterizadas del elemento civil de esta población para que contribuyan a la expresada suscripción, cuyos productos serán remitidos a la Presidenta de la Junta de Damas de Cádiz Doña Mercedes Santaolalla de Aramburu al objeto de que se pueda atender a tales heridos. 

      También acuerda la Corporación ofrecer las camas disponibles del Hospital de la Misericordia de esta población para los heridos procedentes a los cupos de este Ayuntamiento, costeándoles todo lo que necesiten hasta su curación, y que se participe estos acuerdos por medio de atentos oficios a los Excmos. señores Gobernador Civil y militar de Cádiz”[7]

      Asimismo, en la misma sesión de aquel 6 de agosto de 1921, el ayuntamiento tuvo conocimiento del fallecimiento de un soldado alcalaíno en las operaciones de la guerra: 

      “Igualmente se da lectura a un oficio del Sr. Teniente Coronel del Batallón de Cazadores de Madrid numero dos, en el que participa que el soldado que fue de aquel Batallón Juan García Andrades por el cupo de este Ayuntamiento falleció el día siete del actual a consecuencia de una agresión del enemigo, prestando servicio de protección, rogando se participe esta sensible perdida a la familia de dicho soldado, haciéndole presente que todos los jefes, oficiales y tropa de aquel Batallón se asocian a su justo dolor. 

      El Ayuntamiento enterado del contenido de dicho oficio, acuerda autorizar a la Presidencia para que en nombre de la Corporación dé el más sentido pésame a la familia del citado soldado y que le participe cuanto se interesa en el mencionado oficio.”[8]

      La prensa se hizo eco del ofrecimiento de la corporación municipal para utilizar el hospital: “El Municipio de Alcalá de los Gazules ha ofrecido costear un hospital para los heridos de dicho pueblo.”[9] Asimismo, ofreció detalles del fallecimiento del alcalaíno junto a otros compañeros: 

“… Durante la evacuación de Neijas al zoco surgió una nueva agresión al llegar a la altura del blocao Aldad, resultando muertos los soldados de cazadores de Madrid Manuel Martínez Carnido, Cristóbal Fernández Honoquez, Juan García Andrades, Juan Creux Creux, Perfecto García y Rafael Guerrero, y heridos un policía, grave y dos leves.”[10]

       No pararon aquí las iniciativas para colaborar con el socorro a los heridos, puesto que en la sesión del día 20 de agosto, el alcalde propuso celebrar unas corridas en la plaza de toros en la próxima feria de septiembre para recaudar fondos para tal fin: 

       “Terminada la orden del día y previa declaración de urgencia por el Sr. Presidente se expuso que estimaba conveniente se organizase la celebración de dos o tres becerradas en la plaza de toros durante los días de la feria de septiembre próximo, con el fin de que sus productos sean destinados a los heridos y enfermos de África creyendo conveniente se nombre una comisión organizadora al objeto expresado. 

       La Corporación enterada de lo expuesto por la Presidencia y viendo con agrado sus propósitos, acuerda darle un voto de confianza para que nombre la comisión organizadora a fin de llevar a efecto las becerradas a que se refiere.”[11]

       Efectivamente, estos espectáculos taurinos tuvieron lugar en la feria, acordando los miembros de la corporación en sesión posterior, que los impuestos que se debían pagar a la “Administración de Propiedades e Impuestos” de la provincia, fueran cargados al capítulo de imprevistos del presupuesto municipal. [12]

       Precisamente coincidiendo con la feria, se celebró el día 9 de septiembre una misa para pedir por el completo triunfo español en la campaña de África, con responso por las almas de los soldados que dieron su vida por la patria. [13]

      En la misma fecha, a nivel provincial, se inició una suscripción popular para obtener recursos con los que adquirir un “aroplano militar” (sic) al que se iba a poner por nombre “Cádiz”, encabezando la colecta en Alcalá el Ayuntamiento con la cantidad de 200 pesetas. [14] A esta iniciativa se sumaron muchos alcalaínos, alcanzando en pocos días la cantidad de 3123 ptas. tal como recoge el periódico EL NOTICIERO GADITANO en su edición del 15 de septiembre:



Aeroplano Cádiz 

Lista de los señores que han contribuido a la suscripción iniciada por el Ilmo. Sr. Presidente de la Diputación para adquirir un aeroplano de guerra con destino al Ejército de África. 

16.a relación 

(ilegible - debe ser: Ayuntamiento de Alcalá de los Gazules) 

Delgado de Mendoza: 

Don Julio Toscano y Delgado de Mendoza 200, don Francisco Montes de Oca 60. 

     Con 50 pesetas: Don Vicente Fernández Piñero, don Isidro Castro y Puelles, don Antonio Puedes Puelles, don Mariano Toscano y Delgado de Mendoza. 

      Sra. Viuda de D. Diego Gallego Varea, don Pedro Mariscal de la Cuesta, don Pedro A. Vargas Machuca y Delgado, don Juan García y don Diego Romero. 

      Con 25 pesetas: Don Francisco Fernández Piñero, don Joaquín de Puelles y Espinosa, presbítero; don José Durán, Un entusiasta, Pedro Gallego, don Miguel Lozano, don Manuel Vargas, don José Franco. 

      Don Juan M.ª de Castro, don Manuel Romero, don Miguel Sánchez, don Juan J. M.ª García, don Mariano Fernández, don Francisco Sánchez, don Francisco Gallego, don Cristóbal Alberto y don Francisco Lozano Montes de Oca. 

     Con 20 pesetas: Don Francisco Sánchez Gallego. 

     Con 15 pesetas: Don Miguel A. Amorós, don Melchor Fernández y D. Francisco G. Toscano. Con 11 pesetas: Don Luis Racero Revidiego 

     Con 10 pesetas: Don Agustín Pérez Macías, don Antonio Tizón, don Antonio Serdero, don Manuel F. Montes de Oca, don José F. Montes de Oca, don Ricardo Morales. 

Don Roque Gallego, don José Benítez don Gregorio García Rodríguez, Un sevillano, don José Montes de Oca, don Miguel Pastor, don Juan A. Fernández, Uno de Alcalá, don Joaquín Muñoz. 

      Don Salvador Viniegra, don Juan Lozano, don Pedro Díaz Montes de Oca, don Agustín Marchante, don Alfonso Salcedo, don Manuel Alberto y don Miguel Sánchez. 

      Con 5 pesetas: Don Miguel Sánchez Lozano, don Esteban Cabrera, don Fernando Quiñones, don José Sánchez, don Manuel Armenia, don Antonio Serrano, don Manuel Marchante, don Joaquín Pinuat. 

     Don Eduardo Torres, don Francisco A. de Puelles, don Pablo Vázquez, don Juan Moreno, don Vicente Pozanco, don Juan Lozano, don José. Montes de Oca Lozano, don Juan Gallego, don Gil Moreno. 

     Don Antonio González, Un alcalaíno, don Andrés Salas, don Francisco Herrera, don Gerónimo de la Corte, don Antonio Mantilla, don José Tizón, don José Cobos. 

     Don José Mariscal, don Antonio Díaz Montes de Oca, don Lorenzo Sánchez, don Cristóbal Ortega. 

      Con 3 pesetas: Don Francisco Álvarez Salcedo y don Agustín Rodríguez Bernal. 

     Con 2,50 pesetas: Don Francisco Salcedo. 

   Con 2 pesetas: Don. Francisco Blanco, don José Asencio, don Juan Pacheco, don Rodrigo Delgado y don Juan Moguel. 

      Con 1 peseta: Don Vicente Marchante, don Gil de Cozar, don Antonio lta, don Francisco Reyes Estévez, don Sebastián Romero, don Bartolomé Marchante, don Francisco Blanco y don José Sánchez Revidiego. 

Total de la suscripción de Alcalá de los Gazules 3.123.” [15]

      Paralelamente, una Junta de damas, seguían recaudando fondos para los heridos, enviando 280 pesetas a Cádiz el 29 de diciembre.[16]


      No volveremos a tener más noticias sobre el conflicto bélico hasta pasado poco más de un año, concretamente hasta febrero de 1923, cuando es recibida en Alcalá la noticia de la liberación de un vecino de nuestra localidad, Fernando Jiménez-Pajarero de los Ríos, que había sido rescatado del cautiverio al que lo tenía sometido Abd el Krim, acordando los regidores que una comisión compuesta por los concejales Benítez del Rio Caballero, Carrillo, Torres y el secretario Marchante[17] acudiera a recibirlo en su regreso a Alcalá, que se produjo antes del 19 de marzo: 

También se acuerda por unanimidad hacer constar en acta la inmensa satisfacción que ha causado el rescate de los prisioneros de Abdel-krim muy singularmente por contarse entre ellos el vecino de esta Don Fernando Jiménez-Pajarero de los Ríos y por ello se acuerda felicitar al señor Jiménez-Pajarero, haciéndole presente el jubilo de esta Corporación por la obtención de su rescate y que una Comisión del Ayuntamiento pase a su domicilio cuando llegue a esta, a darle la bienvenida.”[18]

      En septiembre de ese mismo año se produjo un golpe de estado, instaurándose el que se ha dado en llamar el Directorio de Primo de Rivera. Casi un año después, en agosto de 1924, los munícipes alcalaínos decidieron conmemorar el aniversario del cambio de régimen con la colocación de una lápida en la actual plaza Alameda de la Cruz, señalando el lugar preciso donde debía ubicarse, en la fachada de la Iglesia de la Victoria, seguramente junto a la que aún se conserva en el mismo lugar relativa a la inauguración de la Plaza: 

       “Terminada la orden del día y previa declaración de urgencia se acuerda por unanimidad colocar una lapida en la Plaza de Montes de Oca de esta Ciudad en la fachada del edificio de la Victoria en conmemoración del advenimiento al poder del Directorio militar celebrando su primer aniversario, encargándose el Teniente de Alcalde Sr. Marchante de gestionar lo conveniente para su adquisición e inscripción.”[19]

      El Ayuntamiento tomó la decisión de colocar esta lápida de forma apresurada, pues, como hemos visto, ni siquiera figuraba en el Orden del día y se tomó con carácter de urgencia, lo que demuestra que no estaba premeditado. 

      Efectivamente, la lápida se encargó y recogió, pues consta que en el mes de septiembre se hicieron varios pagos por la citada lápida, su porte desde Vejer de la Frontera, y por la adquisición de cuatro artísticos clavos comprados en Cádiz capital: 

      “Otra de ciento noventa y tres pesetas a F. Ballester importe de una lapida para conmemorar el primer aniversario de la venida al Poder el Directorio militar. 

      Otra de dos pesetas y cuarenta céntimos importe de telegrama a Vejer para activar la venida de la lápida anterior.”[20]

      “Otra de ochenta y cinco pesetas y cincuenta centimos a Alberto Pardo gastado por haber ido a Vejer en automóvil para transportar a esta la lápida de la commemoracion del advenimiento al poder del General Primo de Rivera y porte de Cádiz de los cuatro clavos de su adorno.”[21]

     Si la decisión de colocar la lápida del aniversario se tomó de manera improvisada, mucho más lo fue la que se tomó en el pleno del 15 de septiembre, también fuera del Orden del día, acordándose colocar otra, en recuerdo de los fallecidos luchando en África, precisamente aprovechando que se tenía que colocar la primera: 

      “Terminada la orden del día a propuesta de la Presidencia se acuerda por unanimidad que cuando se coloque la lapida commemorativa del advenimiento al poder del Directorio militar, se coloque también otra que recuerde los nombres de los hijos de esta Ciudad que han muerto luchando contra los moros en la campaña de Marruecos.”[22]


NOTAS

[1] Datos extraídos de HISTORIA MILITAR DE LAS CAMPAÑAS DE MARRUECOS, editada por el Servicio Histórico Militar en los años 50 del siglo XX. 

[2]  Edición del miércoles 15 de septiembre de 1915 de La Vanguardia Año XXVIII nº 13200 pág. 6 

[3]  El demócrata. Periódico Independiente. Año XII Número 536 pág. 3. Edición del 23 de agosto de 1909. 

[4]  Año XVI nº 821 pág. 24 

[5]  Edición del 2 de octubre de 1909 de El demócrata. Periódico Independiente Año XII Número 570 pág. 3 

[6]  La Correspondencia de España Año LX n.º 18.925, página 1. Edición del 5 de diciembre 

[7]  AMAG. Actas Sesiones del Ayuntamiento Pleno. Libro 24. Folio 33 vto. Y 34. Sesión del 6 de agosto de 1921 

[8]  Ib. Folio 34 vto. 

[9]  El Liberal. Edición del domingo 21 de agosto de 1921. Año XLIII núm. 15024. Pág. 2 

[10]  Edición del 10 de agosto de 1921 del periódico La Libertad. Año III Número 526 página 2. 

[11] AMAG. Actas Sesiones del Ayuntamiento Pleno. Libro 24. Folio 35 vto. Sesión del 20 de agosto de 1921 

[12] Ib. Libro 24. Folio 40 vto. Sesión del 10 de septiembre de 1921 

[13] Ib. Folio 37. Sesión del 27 de agosto de 1921 

[14] Ib. Folio 38 vto. Sesión del 3 de septiembre de 1921 

[15] El Noticiero Gaditano. Año III Número 852 pág. 1. Edición del 15 de septiembre de 1921. 

[16] Edición del 29 de diciembre de 1921 del periódico madrileño “La Acción” Año VI. Nº 1922 pág. 6 

[17] Ib. Folio 188. Sesión del 19 de marzo de 1923 

[18] AMAG. Actas Sesiones del Ayuntamiento Pleno. Libro 24. Folio 178 vto. Sesión del 14 de febrero de 1923 

[19] Ib. Libro 25. Folio 298. Sesión del 16 de agosto de 1924 

[20] AMAG. Actas Sesiones del Ayuntamiento Pleno. Libro 25. Folio 312. Sesión del 15 de septiembre de 1924 

[21] Ib. Folio 326. Sesión del 27 de septiembre de 1924 

[22] AMAG. Actas Sesiones del Ayuntamiento Pleno. Libro 26. Folio 21 y 22. Sesión Extraordinaria del 15 de sept. de 1924 

sábado, 4 de agosto de 2018

Cronología taurina de Alcalá (IV)



       Tendrán que pasar dos años para tener nuevas noticias de actividad en la plaza de toros, coincidiendo con la feria de mayo de 1920, concretamente el día 9, cuando se celebra una corrida, con novillos de Manuel Alberto Romero para el diestro sevillano Rafael Alarcón y el alcalaíno José Crespo “Cerrajerito”. Al día siguiente serán los novillos que se lidien de Jerónimo Nieto Carrillo para el también sevillano Juan Núñez y Cerrajerito. La feria se cerrará con la corrida del día 11 con ganado de Juan José Marín García para los dos diestros sevillanos.



      Pasados dos meses tendrá lugar una nueva corrida, que ha causado gran expectación en la localidad porque supondrá el debut de Ildefonso Chacón Delgado, “El Gran Potoco de Alcalá”, aficionado alcalaíno que a sus 42 años se vestirá por vez primera de luces, tal como recoge “El Noticiero Gaditano” en su edición del 5 de julio: 

“NOVILLADA 

      Para el 25 del actual, festividad del Apostol Santiago, se celebrará en esta plaza de toros una novillada en la que habrán de lidiar seis novillos de una acreditada ganadería de la localidad, los novilleros Enrique González Moyano, de la Linea, y Alfonso Delgado Chacón (Alcalareño). 

      Existe gran animación para esta corrida, pues hay grandes deseos de ver torear a nuestro paisano <<Alcalareño>>, de quien aseguran los que le han visto que es un excelente torero de inmejorable estilo. 

El Corresponsal. 

4-7-920.” (25) 

      Sin embargo, en la corrida del 25 de julio, “El Gran Potoco de Alcalá”, más que reivindicarse como torero, pasará a la posteridad por su actuación como bufón tragicómico con el que siempre será recordado en Alcalá y pasados dos días de la celebración de la corrida, el mismo periódico publica la crónica del festejo, narrando el principio y el fin de la carrera taurina de Potoco: 

"De Alcalá de los Gazules. 
Novillada. 

     Con regular entrada en la sombra y bastante floja en el sol verificase ayer la anunciada novillada en la que actuaron de matadores Moyano, de la Linea, y nuestro paisano el Alcalareño. 

    Los cuatro novillos de capea de la ganadería de Gallego cumplieron. Los dos últimos de muerte de la ganadería de Candón fueron muy bravos. 

     Moyano estuvo toda la tarde muy trabajador, sobresaliendo en un molinete y matando al toro que le correspondió, de un pinchazo y una estocada. 

     La decepción grande, el desengaño mayúsculo nos lo dio el Alcalareño. 

    No hizo nada, pues en toda la tarde no salió del burladero. 

     Cuando le llegó la hora de matar después de un brindis muy lúcido, le pareció el toro tan inmensamente grande que en toda la plaza no encontraba sitio a propósito, para pasarlo de muleta, por lo cual después de recibir un aviso sin haberse aun acercado al toro, tuvo que entregar la muleta y estoque al banderillero Ildefonso Jordán, que pinchó varias veces en buen sitio, tirándose bien y con valentía hasta que dobló el todo de un pinchazo hondo. 

      Bregando y banderilleando también estuvo muy bien este muchacho. 

Varita estuvo como siempre: banderilleando muy bien y bregando superior.” (26) 

      Quizás la incursión del Gran Potoco en los carteles suponga un decaimiento en la fiesta, denote que empiece a perder caché y se pase de la presencia de los buenos aficionados en las gradas del coso alcalaíno a contar con un público menos entendido que va a la plaza a entretenerse con, utilizando un término de la época, las charlotadas y parodias de toreros cómicos, como veremos más adelante. 

      De cualquier forma, no tendremos más noticias hasta que pasen cinco años, hasta 1925 en que coincidiendo nuevamente con la feria de mayo se organizan dos corridas: 
     
      “Con motivo de la feria, se celebrará en las tardes de los días 9 y 11 de mayo, dos corridas de novillos en la plaza de toros de Alcalá de los Gazules, en las cuales actuará de director de lidia el valiente novillero Sebastián Pérez <<El Chano>>. 

     Este diestro tomará parte en una de las novilladas que próximamente se darán en San Fernando, acompañado de otro novillero sevillano.” (27) 




      Sabemos por la crónica escrita en la prensa que en dichas corridas, participa también un paisano nuestro, y aunque se omite su nombre, no cabe duda por su forma de actuar, de que se trata de Ildefonso Chacón, “Potoco”. Asimismo se anuncia otra corrida para el día 24 de junio, de la que no hemos podido localizar más datos: 

“Toros en Alcalá de los Gazules 

      Los pasados días 9 y 10, se corrieron en Alcalá cuatro novillos toros, cada tarde, uno de muerte, que estaba encargado de estoquearlo un aficionado de la localidad, no pudiéndolo hacer por falta de condiciones, teniendo que matar al novillo a petición del público el que actuaba de director de lidia, Sebastián Pérez Chano. 

     Dicho novillero ejecutó con el novillo una laboriosa faena de muleta, terminando con una soberbia estocada que le valió una ruidosa ovación. 

     Acto seguido se corrieron los tres novillos restantes cada tarde, haciendo el valiente novillero, Chano, todo cuanto puede hacer un buen torero con capote y muleta, escuchando constantemente las muestras de simpatías, como lo demuestra el haber sido contratado para matar nuevamente cuatro novillos, el 24 de junio, festividad de San Juan Bautista, en unión de otro novillero aún no designado. 

     Damos al simpático torero la enhorabuena y le deseamos mucha prosperidad.” (28) 

      El periódico taurino valenciano “El Clarín” nos ofrece más datos sobre esta corrida, tales como que los toros son también de nuestra localidad y el nombre de otro de los toreros: 

      "Nos comunican desde Cádiz, que un chaval de 18 años llamado Eduardo Ramos y que antes se denominaba <<Niño de la Negra>> y ahora, en vista del chaparrón de niños que ha salido, desiste de apoderarse asi. Este torero es una esperanza, a juzgar por lo que nos dicen y lo que reproducimos de sus últimas actuaciones. Dice el <<Diario de Cádiz>>: 

      <<En los días 10 y 11 del corriente se celebraron en Alcalá de los Gazules dos corridas, para las que estaba contratado el valiente diestro gaditano Eduardo Ramos <<Niño de la Negra>>, en las que se corrieron reses de la viuda de Sánchez Díaz, que resultaron grandes y difíciles. 

     En la primera tarde, <<El Niño de la Negra>> hizo una valiente e inteligente faena de muleta, dando pases de verdadero mérito, escuchando muchos aplausos, pasaportando al toro, que era una mole de 300 kilos, de dos pinchazos y media lagartijera. 

     Fue muy ovacionado.>>” (29)




NOTAS

(25) “El Noticiero Gaditano. Diario de información y de intervención política” Año II Número 206 pág. 2. Edición del 5 de julio de 1920

(26) “El Noticiero Gaditano. Diario de información y de intervención política” Año II Número 222 pág. 3. Edición del 27 de julio de 1920.

(27) Noticia aparecida el 24 de abril de 1925 en “El Noticiero Gaditano. Diario de información y de intervención política” Año VII Número 1984 pág. 3

(28) Crónica recogida en la edición del jueves 14 de mayo de 1925 de “El Noticiero Gaditano. Diario de información y de intervención política” Año VII Número 2000 pág. 1

(29) Edición del 4 de junio de  El Clarín. Año VI nº 265 página 6.

sábado, 28 de julio de 2018

El Patrimonio artístico-musical de Juan Amador Jiménez (y II)


     

      Hasta aquí hemos intentado responder a las preguntas iniciales sobre la figura y vida de Juan Amador Jiménez. Al par de la ejecutiva, el Maestro alcalaíno ha sido un grandísimo músico y muy prolífico e importante en su época, aunque, a mi opinión, pasó muy desapercibido y, para confirmar estas afirmaciones hay que ver todo el material que ha dejado escrito. Entre sus aportaciones musicales tenemos cuatro grandes grupos de partituras originales e inéditas, éstas son. Pasodobles, Himnos, Marchas y, un cuarto grupo al que he llamado “Diferentes tipos de Composiciones” que ahora paso a describir. 

  PASODOBLES
      Comenzando por los Pasodobles, en un primer grupo tenemos los Pasodobles Genéricos referidos como tal, a su forma y estructura musical, tales como:

 «Andrés y Carmela»
«Alegrías del Arte»
«Don José Jiménez»
«Soy Pepito Jiménez»
«Moreno Bravo»
«Mujer Española»
«Puerto Alto»
«Mis Claveles Rojos»
«La Chavalita», entre otros

      En un segundo grupo de Pasodobles tenemos a todos aquellos que hacen referencia a una región, tanto andaluza como española como de otro país, aquí tenemos:

«Aguas de Marmolejo»[37]
«Ayamonte»[38]
«Baeza Histórica»
«Peña Cultural»
«Armenia»[39], etc. 

     En el tercer grupo de Pasodobles, tenemos los llamados “de concierto” y nos encontramos aquí, por ejemplo, con:

«Fino Heredia»[40]
«Gracia Andaluza»
«Málaga, vino virgen»[41]
«Amontillado Valenzuela»[42]

      En un cuarto grupo dentro de los Pasodobles tenemos los llamados Pasodobles Festeros, aquí tenemos todos los relacionados con la «Romería de la Virgen de la Cabeza» de la ciudad de Andújar y que muchos de ellos están grabados por la Banda de Música de la Asociación Músico Cultural “Nuestra Señora de la Paz” de Marmolejo (Jaén) en el sello discográfico IBS. Aquí nos encontramos con:
«El Divino Rosal»
«Mi Rosa Preferida»
«Misión Jubilar»
«Reina de la Serranía»
«Sol y Fe Radiante»
«Aires de Romería»
«Sigue Brillando el Sol»
«Rosariyo “La Gitana”»
«Hermanos de la Torre»[43], etc.

     Y para terminar con nuestra clasificación de los Pasodobles, ¿qué sería un gran compositor sin el Pasodoble Torero? Pues bien, en este grupo nos encontramos con:

«¡A los Toros!»[44]
«Fuentes José»[45]
«¡Olé!, Manuel Benítez “El Cordobés ”»[46]
y «¡Olé ya! José Ortega»[47]

 HIMNOS

      Un segundo bloque al que me referiré son los llamados Himnos. Aquí nos encontramos:

«Himno a Santa Cecilia “Nuestra Patrona”», 
«Himno a San Julián»[48], Patrón de Marmolejo (Jaén)
«Himno Oficial de la Virgen de la Cabeza» 
y, su última composición musical, el «Himno a Nuestra Señora la Virgen de los Santos»[49], Patrona de su pueblo natal, Alcalá de los Gazules (Cádiz). 

MARCHAS

      En el tercer bloque de composiciones musicales del Maestro Juan Amador tenemos las diferentes Marchas que escribió, y aquí nos encontramos con Marchas Regulares como:«Armenia»[50], Marchas de Concierto como «El Cenachero» y Marchas de Procesión como «¡Gloria a Ti!»[51], «Virgencita de Nueva Esperanza»[52] o «Cristo en la Cruz». 

      
DIFERENTES TIPOS DE COMPOSICIONES

      Y, para terminar con las composiciones musicales del Maestro alcalaíno nos encontramos un cuarto bloque al que nos referiremos, como he dicho anteriormente, como “Diferentes Tipos de Composiciones”. 

      Las he englobado en este grupo ya que son muy dispares entre sí; así tenemos en este gran grupo: 

«A una Luz» (tango)
«Besos Locos» (Fox-Canción)
«Mi Cuento de Brujas» (Fox-Canción)
«Capricho Jocoso» (Poema Sinfónico)
«El Manubrio» (Chotis), 
«El Perfumador» (Vals)
«Niña Presuntuosa» (Vals)
«Tu Suelo Señorial» (Vals)
«Maricuki» (Mazurca-Ranchera)
«Palma, Playa Ideal» (Twist Mallorquín)
«La Pequeña Toni» (polca)
 y el Cuadro Sinfónico «Sentir de Guitarras» del que sólo tenemos el Intermedio Descriptivo.



      Como conclusión podemos decir que el Maestro Amador fue un hombre muy prolífico, ya que compuso más de cien partituras de muchos géneros musicales populares y, en este momento, hemos de preguntarnos, una vez explicado su Patrimonio Artístico—Musical, para mí, las dos preguntas más importantes e intrigantes sobre Juan Amador. La primera de ellas es ¿Qué sería hoy del Mundo de la Música en Andalucía sin el Maestro Juan Amador Jiménez?, y la segunda, ¿Quién habría pensado que este músico alcalaíno podría tener un hueco en la Historia de la Música Andaluza? 

      Para responder a estas preguntas habría que decir que la música ha estado y está presente en el devenir del hombre por todo el mundo. También en las guerras. En el caso del período de tiempo que estamos hablando hoy aquí, coincide, con Juan Amador, desde el comienzo del Reinado de Alfonso XIII aproximadamente. 

      Podemos afirmar que, de la misma manera que sucedió en otras artes, los conflictos bélicos pararon en seco el brillante camino emprendido por un buen número de compositores que había iniciado su trabajo en épocas anteriores. 

      De esta manera, desde que comenzamos con las Bandas de Música ca.1725 hasta 1973, año en que fallece nuestro protagonista, concurrirán un importante conjunto de intérpretes y creadores pertenecientes a distintas generaciones (98, 27, 51) y con postulados creativos y estéticos distintos y diversos. Lo cierto, es que las guerras les afectarán notablemente en el conjunto de sus obras posteriores. En muchos casos, incluso reorientarían su vida en un exilio voluntario o forzoso fuera de España o, sin salir de ella, en algunos casos. Incluso, otros optaron por lo que se puede denominar como “silencio compositivo” en forma de introversión musical, quizá consecuencia de la violencia y horror sufrida y vivida en primera persona como la de nuestro protagonista, Juan Amador Jiménez. 

      En una de las cartas[53] escritas por Juan Amador Jiménez al Sr. Alcalde-Presidente del Ayuntamiento de Marmolejo desde Málaga el 15 de noviembre de 1.939, nos especifica en el apartado “Hechos”, lo siguiente: 

TERCERO. Es igualmente cierto que por la fecha a la que se refiere el Decreto de 18 de julio de 1.936, el compareciente, que venía siendo tachado de profesar ideas derechistas, se vio perseguido, y llegada estas fechas y las sucesivas, incluso encarcelado por los elementos simpatizantes de las izquierdas. Tal situación de la que providencialmente pudo librarse le obligó a trasladarse a Málaga puesto que de haber permanecido allí seguramente, habría sido víctima de las furias rojas, quienes en su insaciable de sangre habían dado fin a su vida”. 

CUARTO. De la misma manera se sabe en el pueblo y eso es fácilmente demostrable, que al huir a Málaga tuvo que dejarse abandonado en Marmolejo, vivienda y todo cuanto constituía su hogar tanto por lo que significan los más íntimos sentimientos de familia corno por lo que se refiere a los valores que significan los enseres de un hogar. Liberado el pueblo de Marmolejo encontró, cuando le fue posible ir, que su domicilio había sido alterado y algunos de los muebles no aparecieron en su sitio, sino en domicilios distintos. […] 

       Podemos afirmar pues, que el corpus compositivo de la gran mayoría de ellos generado tras los conflictos bélicos, no es confrontable con el de etapas anteriores ni cualitativa ni cuantitativamente. 

      Como consecuencia directa, el mundo musical español se verá afectado de forma notable, ya que las guerras cercenaron una época de gran creatividad en la historia del país. Lógicamente, también se condicionó sobremanera el futuro de las nuevas generaciones de compositores e intérpretes que aparecían o se formaban en esos momentos, ya que se vieron afectados por las carencias, limitaciones, centralismo y marca de dirección propugnadas por las guerras bélicas. 

      En España, los compositores cultos abandonarán en parte el mundo de la creación para ocupar, en numerosos casos, cargos de importancia en los organigramas del ejército. Así, el terreno de la composición fue ocupado por otros músicos dentro de un ambiente en el que la propaganda, la guerra y la política debían ser los principales argumentos que enarbolar también en música. El arte de Orfeo no se detuvo, en definitiva, pero tuvo que adaptarse a los condicionantes e imperativos del conflicto bélico. 

      Hay que remarcar que la música continuará siendo un problema de estado, por lo que se subrayarán como fines principales el fomentar el estreno y composición de nuevas obras, acercar la música a grupos y poblaciones que no habían disfrutado de la misma, subrayar su carácter social y fundar una formación de garantías, la Banda Municipal de Música, como vehículo para lograr algunos de estos objetivos, entre otros. 

      En otros ámbitos, la música no se detuvo en la guerra. Las poblaciones de mayor o menor tamaño como la Villa de Marmolejo, donde estuvo nuestro protagonista, continuaron con la programación de actos musicales de diverso sino y estilo, tal vez motivadas en parte por la necesidad de ofrecer trabajo al gremio musical diverso que desarrollaba su labor en cines, teatros, salas de baile y otras dependencias. 

      Las Bandas de Música eran, sin duda, las agrupaciones de mayor popularidad en todo el país antes y después de las guerras, y continúan siéndolo hoy en día. Ejemplo de ello tenemos los numerosos Encuentros y Concursos Nacionales de Bandas de Música (León, Dos Barrios, Algamasilla de Alba, Alicante, Marmolejo, etc., entre otros); los Concursos Internacionales de Bandas de Música que se celebran por todo el mundo: Certamen Internacional de Bandas de Música de Valencia, España; el Concurso Internacional de Paipa, Colombia; Campeonato del Mundo de Bandas de Música que se celebra cada 4 años en Kerkrade, Holanda, etc.), es decir, que prácticamente, todas las ciudades, todos los pueblos, cuerpos y divisiones de todos los ejércitos cuentan con una Banda de Música. Otro claro ejemplo es que cada año, entre la segunda quincena de agosto y la primera semana de septiembre, se celebra el Festival Internacional de Bandas de Música Militares en la Plaza Roja de Moscú o el Campeonato del Mundo que se celebra todos los años en la que este año ha resultado Ganadora la “Banda de Música del Regimiento Patricios Nº1, llamada «Tambor de Tacuari»”. Durante días, bandas militares originarias de distintos países se reúnen para presentar un espectáculo, en el que la música, la sincronización, la coordinación y el baile están presentes. Por tanto, su número, actividad e importancia es muy reseñable, ya que su presencia fue notable en el día a día. 

      No quisiera terminar sin decir que la música es quizás el arte del espectáculo más universal y se da en todas las sociedades, a menudo como parte integrante de otros espectáculos y ámbitos del Patrimonio Cultural Inmaterial, incluidos los rituales, los acontecimientos festivos y las tradiciones orales. Está presente en los contextos más variados, ya sean sagrados o profanos, clásicos o populares, y está estrechamente relacionada con el trabajo o el esparcimiento. También posee una dimensión política y económica: puede contar la historia de la comunidad, ensalzar a un personaje prominente o desempeñar un papel decisivo en algunas transacciones económicas. La música se interpreta en toda clase de ocasiones bodas, funerales, ritos e iniciaciones, fiestas y diversiones de todo tipo y cumple otras muchas funciones sociales. 

      Hoy en día, muchos tipos de artes del espectáculo corren peligro. A medida que se uniformizan los usos culturales, muchas prácticas tradicionales se van abandonando. Incluso en los casos en que adquieren mayor popularidad, sólo se benefician de ello algunas expresiones, pero otras salen perjudicadas. 

      La música ofrece quizás uno de los mejores ejemplos de eso, con la enorme popularidad cobrada por las “Músicas del Mundo”. Aunque desempeña un importante papel en los intercambios culturales y estimula la creatividad, con el consiguiente enriquecimiento del panorama artístico internacional, este fenómeno puede crear también problemas. Muchas formas diversas de música se pueden homogeneizar con el propósito de ofrecer un producto coherente. En semejantes situaciones, queda poco margen para determinadas prácticas musicales que son vitales para el proceso de interpretación y las tradiciones de algunas comunidades. 

      Dicho esto, el Patrimonio Cultural Inmaterial se define, según la Convención para la protección del Patrimonio Inmaterial de la Unesco[54], como los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas que las comunidades, los grupos y, en algunos casos, los individuos reconocen como parte integrante de su Patrimonio Cultural. Algunas de sus características son las siguientes: 

1. Se transmite de generación en generación. 
2. Es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia. 
3. Infunde a las comunidades y los grupos un sentimiento de identidad y de continuidad. 
4. Promueve el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana. 
5.Es compatible con los instrumentos internacionales de derechos humanos existentes. 
6. Cumple los imperativos de respeto mutuo entre comunidades, grupos e individuos y de desarrollo sostenible. 

      El Patrimonio Cultural Inmaterial se manifiesta, en particular, en los ámbitos siguientes: 

1. Tradiciones y expresiones orales. 
2.Artes del espectáculo, como la música tradicional, la danza y el teatro. 
3. Usos sociales, rituales y actos festivos. 
4. Conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo. 
5. Técnicas artesanales tradicionales. 

En España, tenemos varios tesoros como Patrimonio Cultural Inmaterial declaradas por parte del Bureau Internacional de Capitales  Culturales, y son: 

1. El Camino de Santiago. 
2. La Bienal de Flamenco de Sevilla. 
3. La Leyenda de los Amantes de Teruel. 
4. La Tradición de la Virgen del Pilar de Zaragoza. 
5. El Carnaval de Cádiz. 
6. La Leyenda del Lagarto de la Malena de Jaén, entre otros. 

      Además de lo expuesto anteriormente, si la música es el arte más universal y se da en todas las sociedades, ¿Podrían incluirse las Composiciones del Maestro Juan Amador Jiménez conto Patrimonio Cultural Inmaterial de Andalucía y al propio Maestro dentro de la Historia de la Música Andaluza? 

      La respuesta a esta pregunta es...Sí, ya que las composiciones musicales del Maestro alcalaíno constituyen, entre otros elementos, los modos de vida, la religiosidad popular de nuestra tierra (Andalucía), la cultura popular de las diferentes lenguas (la partitura «Armenia», Ciudad del Quindío «Colombia», es un claro ejemplo) además de los modismos regionales y locales. 

      El Maestro Juan Amador, durante su vida y estancia en Alcalá de los Gazules, en Cádiz, en Lorca, en Málaga, en la Villa de Marmolejo, realizó una serie de composiciones musicales que representan una oportunidad para que el mundo pueda promover su aporte a la música tradicional y popular, fortaleciendo el diálogo intergeneracional y el respeto por las matrices melódicas de una música que se construye a partir de la realidad y la cotidianidad. 

     ¡Ojalá! algún día, ¡la Música del Maestro Juan Amador Jiménez, sea Patrimonio Cultural de Andalucía! 

NOTAS

[37] Grabada en vinilo en 1932. 

[38] Escrita en 1929. 

[39] Capital del Departamento del Quindío, Colombia. Se le denomina la “Ciudad Milagro”. 

[40] Dedicado a las Bodegas de M. A. Heredia en Málaga (Costa del Sol). 

[41] Dedicado “A las famosas Bodegas de los señores López Hermanos en Málaga (Costa del Sol). 

[42] Dedicado a las “Bodegas Valenzuela” de Lopera (Jaén). 

[43] Pasodoble Flamenco escrito en Andújar el 25 de abril de 1948 y dedicado “A D. Álvaro y Francisco de la Torre, Mayordomos de la Cofradía de Ntra. Sra. la Virgen de la Cabeza en los años 1948 y 1949, con toda simpatía”, como reza en el manuscrito original firmado por el autor. 

[44] Primera composición musical realizada por el Maestro Juan Amador. Firmada en Lorca el 19 de marzo de 1926. 

[45] Dedicado “Al valiente novillero de Linares José Fuentes, con simpatía.”, como firma en el manuscrito original. 

[46] Dedicado “Al valiente y pundonoroso novillero de Palma del Río (Córdoba).”, como escribe en el manuscrito original. 

[47] Dedicado “Al valiente novillero, hoy ya figura, JOSÉ ORTEGA, de la Costa del Sol malagueña, y a su Apoderado-Padrino D. Salvador Megías, con toda admiración y afecto.” como reza en el manuscrito original. 

[48] Escrita en 1932. 

[49] Escrita en 1973. 

[50] Partitura que me ha llevado a realizar una estancia de Investigación Doctoral de tres meses a la Universidad del Quindío (Colombia) para la Obtención de la Mención Internacional en el Título de Doctor por la Universidad de Jaén en la capital del Departamento del Quindío (Colombia). 

[51] Escrita para la Procesión del Corpus Christi. 

[52] Dedicada a la Virgen de la Esperanza Macarena de Sevilla. 

[53] Cartas escritas por Juan Amador Jiménez al Alcalde-Presidente de la Villa de Marmolejo que en este momento era D. Carlos Jiménez Bustos (09-octubre-1939 a 02-junio-1940). Escalafón del Personal: Carpeta 540; y, Libro de Actas del Ayuntamiento de Marmolejo número 30 (1940 – 1944). Archivo Municipal de Marmolejo.

[54]  Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Inmaterial de la UNESCO (París, 2003) 

sábado, 21 de julio de 2018

Las Ordenanzas municipales de 1900 (V)



CAPITULO XIX 

Carnes y matadero 

Art. 106. — Las reses mayores y menores cuyas carnes hayan de venderse para el consumo publico, se presentaran antes en la casa matanza, donde se reconocerá su sanidad, hierros y señales, tomándose razón de ellas, del dueño del ganado y de las personas que las introduzcan. 

Art. 107. — Se admitirán para abastecedores y cortantes, a todas las personas que lo soliciten, justificando previamente que satisfacen la contribución correspondiente. 

Art. 108. — Todo abastecedor deberá someterse a sacrificar en el matadero las reses de su comercio y antes de verificarlo serán reconocidas por el Inspector. 

Art. 109. — Las carnes serán romaneadas en el matadero antes de salir de él e intervenidas por el fiel para asegurar de este modo los derechos que se adeudaren. 

Art. 110. — Los matarifes encargados del sacrificio de las reses destinadas a la venta publica de cava y cerdo, serán nombrados por el Ayuntamiento y sin embargo una vez terminada su obligación, podrán sacrificar reses de particulares, los cuales quedan en libertad de servirse de los operarios del Ayuntamiento o de los demás que corten reses, pero entendiéndose que han de pagar los correspondientes derechos y serán responsables de las faltas que cometan. 

Art. 111. — Ningún abastecedor, tratante o cortador, podrá hacer que varíen las horas señaladas por la autoridad para la matanza, bajo ningún pretexto ni motivo, como tampoco el que se mate otro ganado que el permitido en la temporada. 

Art. 112. — El encierro de las reses en la casa matadero se verificará en las horas que señale el Alcalde al principio de cada temporada. 

Art. 113. — Ninguna res destinada para la matanza, será corrida, aporreada, ni lidiada, sino muerta en completo reposo; y no a golpes de palo, piedras o con perros, sino con los instrumentos destinados para ello. 

Art. 114. — Toda res mayor o menor deberá entrar por sus pies en el matadero, a menos que un accidente imprevisto, haya producido la fractura de un remo y habido necesidad de conducirlo en carro, o en otra forma, cuyas circunstancias se probarán. El Inspector veterinario juzgará si es o no admisible, sin cuyo requisito no podrá determinarse su muerte. 

Art. 115. — No se permitirá bajo ningún pretexto la entrada en el matadero de ninguna res muerta, cualquiera que sea la causa. Las declaradas insalubres serán quemadas, rociadas con aguarrás y otra materia combustible que determine su total destrucción. 

Art. 116. — Tampoco se permite la entrada de ninguna res con heridas recientes de perros, lobos u otros animales carnívoros. 

Antiguo matadero frente a la fuente de la Salada

Art. 117. — El inspector hará los reconocimientos de las reses una hora después de haber éstas entrado en el corral y luego que lo haya practicado con escrupulosidad dará parte al Fiel manifestando expresamente lo que notase acerca de la salubridad o insalubridad del ganado, sin cuyo requisito no podrá hacerse la matanza. 

Art. 118. — Después de muertas las reses, y cuando estén puestas al oreo, se practicará segundo reconocimiento para cerciorarse mejor por el estado de las vísceras de la sanidad de las mismas y del que igualmente se dará parte al Fiel. 

Art. 119. — Será cargo del Inspector dar parte de cualquier foco de infección que notase en la casa matadero, para que se corrija inmediatamente, y lo mismo de las carnes que se conceptúan no hallarse en el estado de sanidad que corresponda, para que se disponga su quema enseguida. 

Art. 120. — Los Agentes del Ayuntamiento, así como el Inspector del matadero, denunciaran a la autoridad las carnes que se expendan al público, conceptuadas de mal sanas, o corrompidas. 

Art. 121. — No se podrá matar clandestinamente reses mayores ni menores, debiendo hacerlo solo en el matadero público. Sin embargo, podrán los particulares matar cerdos en su casa para su consumo, pero en ningún caso lo destinarán a la venta, y esto dando anticipadamente aviso al Fiel de aquel establecimiento. 

Art. 122. — Se prohíbe la rebaja obligada del precio de las carnes a pretexto de cualquier lesión o daño que en las mismas se observase, porque en tal caso la carne será reputada por perjudicial, y se dispondrá su quema. 

Art. 123. — La matanza y venta de corderos, dará principio todos los años el Domingo de Pascua de Resurrección y concluirá el 20 de Junio. 

Art. 124. — Las personas que se dediquen a la venta de Cantes de diferentes clases, deberán tenerla separadas convenientemente y en cada separación una tabla, para anotar en ella a la que pertenezca, y el precio a que se expende. 

Art. 125. — La matanza y salazón del ganado de cerda, se verificara en la época que anualmente se fije por la autoridad. 

Art. 126. — El ganado que se sacrifique, deberá entrar en el mismo día en el matadero, no permaneciendo en él los que sean rechazados y los que dejen de matarse. 

Art. 127. — La matanza se hará precisamente, a entraña seca, o sea sacando la asadura sin manteca, y sin hacer ninguna desmembración de las canales, extrayéndose los orificios en forma circular, del diámetro de una pulgada. 

Art. 128. — El reconocimiento de las reses se verificará por el Inspector sin costas ni derechos algunos, por cuya razón deberá estar dotado convenientemente por el Municipio. 

Art. 129. — El trasporte de la carne se hará en caballerías o a hombros, cuidando en todo caso de llevarla bien cubiertas, y con el mayor aseo, sin poderlas descargar más que en las tablas de venta. 

Art. 130. — El despacho de carnes estará perfectamente aseado, y el mostrador tendrá lo menos tres cuartas de ancho, colocado con vertiente hacia fuera, para que puesta sobre él la carne partida puedan los compradores, verla cómodamente sin manosearla. 

Art. 131. — Se prohíbe vender o manejar la carne a los que padezcan enfermedad contagiosa o de asqueroso aspecto. 

Art. 132. — Se prohíbe vender carnes que en el despacho presenten señales de corrupción, en cuyo caso se obligara al vendedor a quemarlas. 

Art. 133. — La cabeza, asadura y demás despojos de las reses a excepción del cerdo, se venderá con entera separación de las carnes respectivas. 

Art. 134. — La balanza estará colocada de modo que se pese sobre el mostrador, y los platillos y cadenas que lo sostenga, serán de latón y alambre, conservándolo en el mejor estado de limpieza. Su forma deberá ser casi plana a fin de que los compradores puedan cerciorarse del modo de pesar, y estarán colocadas las pesas junto al mismo, pero sobre una tabla o pedestal, prohibiéndose al vendedor tocar la balanza mientras se mantenga en oscilación sin determinar el peso. 

Art. 135. — Los que contravinieren a lo establecido en el anterior capitulo incurrirán en una multa de cinco a veinte y cinco pesetas según los casos.

Fotografía de época posterior llevando un toro al matadero de la Salada

sábado, 14 de julio de 2018

La Historia Silenciada. Lo que no nos han contado de la Guerra Civil en Alcalá ( y II)




       Al menos 550 alcalaínos participaron en la guerra en el bando nacional, según un censo de combatientes. De los republicanos no existen datos. Esto provocó la falta de mano de obra, quedando sin sembrar muchas tierras[19] y afectando a las labores de descorche en 1937 en el Carrizoso ordenándose que todos los individuos se incorporaran con urgencia a sus cuerpos[20]

      En Alcalá, tanto en el alzamiento como en la posterior represión, parecen tener más peso los intereses económicos y personales que los meramente políticos. Así, por ejemplo, la finca Pagana es devuelta a sus dueños tan solo 8 días después de la declaración de guerra[21] sin mediar orden alguna de la autoridad y tras el asalto de los rojos de la finca la Bovedilla en septiembre de 1937, el ayuntamiento envió a las Milicias de El Puerto “a fin de garantizar los trabajos de la Compañía Corchera”[22] y a parte de velar por los intereses económicos de esta compañía, costeó la manutención de las tropas allí destacadas hasta su retirada el día 22 de octubre. 

       El propio Ayuntamiento sacó beneficio económico de la situación, pues, de la noche a la mañana, se vio administrando 8 fincas incautadas por haberlas abandonado sus dueños al iniciarse el alzamiento. A partir de diciembre de 1936 son muchos los que solicitan estas tierras, que serán subastadas, concertando los nuevos arrendatarios contrato con el Ayuntamiento. Pero lo más grave es que, a pesar de regresar sus dueños legítimos, no pudieron disfrutar de sus propiedades ni aun cumpliendo la condición sine qua non de ser afectos al nuevo Régimen, puesto que, en tal caso, el contrato de arrendamiento se entendería como otorgado por sus legítimos propietarios.[23]  Se produjeron casos esperpénticos, como el de Manuel Moreno, que en 1940 se vio obligado a arrendar al ayuntamiento sus propias tierras en calidad de inquilino para poder ocuparlas.[24] 

      Se apropió además de una partida de carbón elaborada en la finca El Jautor[25], que había sido fabricada por obreros a los que se califica como “canalla marxista”. El gobernador civil autorizó verbalmente al alcalde para su incautación, dando orden para que no se pagara ningún jornal a los obreros extremistas[26] 

      Incluso se hizo dueño del sueldo de los corcheros que habían estado descorchando en el Jautor en el verano de 1936 para la empresa Industrial Corchera S.A. El 27 de agosto, la mayoría de obreros no se presentaron para percibir sus jornales, según se decía porque habían huido con los marxistas a Jimena, entregando un representante de dicha empresa la cantidad de 4236,30 ptas. al comandante militar de Alcalá, que a su vez la entregó el día 2 de septiembre al alcalde.[27] La mayor parte de ese dinero, nunca llegó a manos de los obreros, ni siquiera a la de sus familias, pues fue destinado a socorrer a familias de combatientes del bando nacional en el frente, a pagar la suscripción del ayuntamiento para dicho ejército, a gastos diversos de las milicias y a pagar a varios conductores de vehículos requisados por la autoridad militar para sus servicios, por lo que se da la paradoja de que, casi con total seguridad, el dinero que estos obreros se habían ganado con su trabajo y esfuerzo, se utilizó para pagar a los verdugos de muchos de ellos y a costear el vehículo que los llevaría hasta donde posteriormente serían fusilados.[28]

     Siguiendo con el tema de las incautaciones, muchos vecinos vieron como se les despojaba de sus pertenencias, llegando incluso a usurpar sus casas y así, sabemos que a doce vecinos les fueron incautados 3 caballos, 1 yegua, 1 mula, 11 cerdos, 2 lechones, 73 cabras, 42 fanegas y 13 quintales de trigo, 13 fanegas de cebada, 7 de avena, algunas fanegas más de cereales, además de ropa y diversos muebles.[29] El día 7 de diciembre de 1936 tuvo lugar una subasta del ganado abandonado por los rojos.[30] 

     Mención aparte merece el caso del que fuera interventor del ayuntamiento, el médico José Franco Rodríguez, cuya mujer, Amalia Ochoa Vázquez, tuvo que huir con una hija de 15 años a Arcos, su localidad natal tras la detención y fusilamiento de su marido. En su casa, en la calle Sainz de Andino nº 27 quedaron embargadas todas sus pertenencias[31] hasta que el día 17 de junio de 1939 sus muebles son trasladados al antiguo ayuntamiento en la Plaza San Jorge.[32]

     La población tuvo que hacer frente a sucesivas requisas para abastecer al ejército nacional, desde los camiones de Manuel Torres Mateo[33] y Juan Romero Rodríguez,[34] o automóviles, como el de Salvador Cerejido García, que se vio obligado a prestar servicios con su coche requisado para la Falange y la Guardia Civil,[35] hasta caballos, yeguas y mulos domados.[36]

      Se requisaron también el oro y la plata, recogiéndose 3,6 kg de oro. Hubo multas por ocultación de los mismos, caso de Adela Sánchez Flores multada el 12 de abril de 1937 con 1000 ptas.[37] Incluso el material inservible, como la chatarra y el papel usado, fue requisado, enviándose un camión con 5 toneladas el 21 de diciembre de 1937.[38] Hubo requisamiento de garbanzos, patatas huevos, pieles y lana. A finales de 1938 se utilizó el maíz como sustituto de trigo por falta de éste.[39]


      Hubo colectas de todo tipo. En noviembre de 1936 se inició una para el sostenimiento del Ejército nacional, contribuyendo el Ayuntamiento con 500 ptas.[40] Desde esa fecha se puso en marcha por primera vez la suscripción mensual del Plato único, recaudándose desde hasta agosto de 1938 la cantidad de 4736,45 ptas. También en diciembre de 1936 se puso en marcha una suscripción pro aguinaldo del combatiente para llevar recursos por navidad a los soldados en el frente, recaudándose 937,62 ptas.[41] A esta suscripción en navidad de 1938 contribuyó el ayuntamiento con la cantidad de 1000 ptas.[42] 

      Se hicieron colectas para auxiliar a las ciudades liberadas y así, el 20 de febrero de 1937 parte una comisión desde Alcalá para llevar a Málaga 3075.35 ptas. de la suscripción iniciada a favor de los malagueños[43] y a finales de febrero de 1939 se ingresan en el Banco de España 2004.30 ptas. recaudadas para socorro de las ciudades catalanas liberadas.[44] 

     Además, el ayuntamiento se sumó a cuantas iniciativas llegaban desde ámbitos militares y de otras instituciones. La más llamativa fue la creación el 17 de octubre de 1938 a instancias del General Queipo de Llano de la Comisión local para la recaudación de donativos para reedificar la capilla de la Virgen Macarena de Sevilla[45], destruida por los marxistas. Contribuyó la corporación local con 50 ptas. Y en febrero del año siguiente se envían 280,70 ptas. recaudadas.[46] 

      En febrero de 1937 se hizo una cuestación entre los vecinos para sumarse al homenaje al general Franco[47] y en octubre del mismo año, se suman los regidores locales a la iniciativa del Ayto. de Osuna solicitando el título de Caballero de la Gran Orden imperial de flechas Rojas para el General Queipo de Llano.[48]

      En junio de 1938 se adhiere el ayuntamiento alcalaíno al homenaje organizado por su homónimo jerezano al General Varela, contribuyendo con 250 ptas. Incluso también se participó aquí en la primera fiesta de la Banderita de la Cruz Roja en diciembre de 1937, recaudándose 95,70 ptas.[49]

      La Romería de 1936 no se celebró en el Santuario sino en el pueblo, donde estaba la Virgen, seguramente traída al iniciarse la guerra para evitar posibles daños, y aunque no estaba prevista, se hizo una procesión por la llegada de las milicias cívicas de El Puerto, incluyendo desfile militar de las fuerzas llegadas, Falange y Requetés, siendo la Virgen precedida por filas de mujeres falangistas y la rama femenina de los Requetés, las margaritas, llegando incluso a cantársele saetas a la Patrona.[50] Otro punto álgido de esta exaltación religiosa tuvo lugar el domingo 23 de mayo de 1937 cuando se hizo una procesión de rogativa pidiendo a la Virgen de los Santos la terminación de la guerra con el triunfo de las tropas nacionales. Esta procesión partió a las 7,30 de la tarde desde la Iglesia de la Victoria para acabar a los pies de la Patrona en la Parroquia.[51]


      Acabada la guerra, desde el 1 de abril hasta el 31 de agosto de 1939 se producen 130 detenciones más, 89 de las cuales, por el simple hecho de proceder de zona roja. Muchos de estos detenidos acabaron siendo trasladados a otras cárceles y juzgados posteriormente. 

      Una guerra que dejó un panorama desolador en Alcalá, pues según nuestras investigaciones, hemos podido identificar a 44 fallecidos en el bando nacional, todos ellos muertos en acciones de guerra, a excepción de uno fallecido en nuestra localidad víctima de una enfermedad contraída en el frente y de otro, fallecido ahogado mientras se bañaba en un río, a los que hay que sumar al menos 22 mutilados, que sepamos, en el mismo bando.

       Mientras que, en el bando de los vencidos, los números son mucho más desgarradores, ya que hemos localizado 51 alcalaínos o residentes en Alcalá fusilados o asesinados, a los que hay que añadir un alcalaíno fusilado en Cádiz y otro fallecido en Ceuta, 4 muertos en prisión y otros 2 en campos de concentración alemanes. Tan sólo tenemos constancia de un alcalaíno republicano muerto en el campo de batalla. Fueron muchos más los que fueron juzgados por un Tribunal de Responsabilidades Políticas, teniendo documentados 38 condenados a penas de cárcel, 4 condenados a muerte, 21 sobreseimientos, 22 absueltos y otros 22 de los cuales no hemos podido averiguar cómo terminaron sus expedientes. Hay que añadir además 5 condenados por delitos de masonería y otros 4 cuyos expedientes no sabemos aún cómo acabaron, por no hablar de los expedientes de incautación de bienes, por los que se vieron afectados al menos 26 personas. 

      Después vendrían los años del hambre, con la implantación de las cartillas de racionamiento en octubre de 1939, siendo tanta la escasez, que hubo días en que no se pudo elaborar pan en Alcalá por falta de trigo, lo que obligó a racionarlo también a partir de marzo de 1940.[52]


NOTAS

[19] AMAG Libro-Registro de salida de documentos. Legajo 64. 18 enero de 1937. Se multa a 11 propietarios que tenían 2318 fanegas sin sembrar. Estos propietarios presentarán alegaciones ante el gobernador civil el día 22 

[20] AMAG Libro-Registro de entrada de documentos. Libro 142. 3 de agosto de 1937 

[21] AMAG. Documentos de Falange. Legajos 972 a 975. 2 de agosto de 1940 

[22] AMAG. Correspondencia 1935-41 legajo 119 

[23] AMAG. Libro-Registro de entrada de documentos. Libro142. 7 de diciembre de 1936 

[24] Ib. Libro 145. El 6 de julio suplica al gobernador la devolución en concepto de arrendamiento, petición que será autorizada por dicha autoridad el 13 de agosto 

[25] AMAG. Actas Sesiones Ayto. pleno libro 31 folio 60 vto. Sesión del 22 de agosto de 1936 

[26] Ib. folio 62 a 63 vto. Sesión del 29 de agosto de 1936 

[27] Ib. folio 63 vto. Sesión del 10 de septiembre de 1936 

[28] Ib. libro 32 folios 91. Sesión del 1 de julio de 1937. Escrito del anterior alcalde, José Fernández Montes de Oca en respuesta a un requerimiento hecho el día 17 de julio por el comandante militar para averiguar el destino dado a dicha cantidad 

[29] Ib. libro 31 folios 78 y vto. Sesión del 24 de octubre de 1936 

[30] AMAG. Libro-Registro de entrada de documentos. Libro 142. El 5 de diciembre se cita a los veterinarios. 

[31]  AMAG Libro-Registro de salida de documentos. Libro 145. 10 de junio de 1939. La vivienda de José Franco aparece registrada en los padrones de 1930 y 1935 con el nº 8 

[32] Ib. 17 de junio de 1939. Serían depositados en el local de la antigua depositaría. 

[33]  AMAG. Libro-Registro de salida de documentos. Libro 103. El 6 de julio de 1937 solicitaba se le abonara el subsidio que le correspondía como dueño de un camión requisado. 

[34] Ib. Libro 142. El 18 de noviembre de 1937 el gobernador militar investiga si el camión requisado era su único medio de vida y el de sus hijos. 

[35]  Centro Documental de la Memoria Histórica. Sumario 428-45 contra Salvador Cerejido García por delito de masonería. ES.37274.CDMH/8.8.1//TERMC,13208 

[36] AMAG. Libro-Registro de entrada de documentos. Libro 142. 

[37]  Ib.Libro 142. 

[38] AMAG. Correspondencia 1935-1941. Legajo 119. 

[39]  AMAG. Libro-Registro de salida de documentos. Libro 144. 10 de diciembre de 1938 

[40]  AMAG. Actas Sesiones Ayto. pleno libro 31 folio 91 vto. Sesión del 28 de noviembre de 1936 

[41]  AMAG. Libro-Registro de salida de documentos. Legajo 64. 16 de diciembre de 1936. La suscripción se cerró el día 15. 

[42] Ib. Libro 104. 5 de noviembre de 1938 

[43]  Ib. Legajo 64 

[44]  Ib. Libro 105. 25 de febrero de 1939. 

[45]  AMAG. Libro-Registro de entrada de documentos. Libro 144. El 13 de octubre se pide la creación de la comisión. 

[46]  AMAG. Libro-Registro de Salida de documentos. Libro 105. 9 de febrero de 1939 

[47] AMAG. Correspondencia 1935-1941. Legajo 119. El 24 de marzo el gobernador pide que se envíen los pliegos firmados y el importe recaudado. 

[48]  Ib. Libro 103. 21 de octubre de 1937. 

[49]  Ib. 10 de diciembre de 1937. 

[50] Edición del 15 de septiembre de 1936 del periódico “La Información” 

[51] AMAG. Correspondencia. Invitación hecha a las autoridades locales el día 20 de mayo de 1937 

[52]  AMAG. Libro-Registro de Salida de documentos. Libro 145. Información contenida en un escrito dirigido al gobernador el 17 de agosto de 1940 ante presuntas denuncias de la no implantación de las cartillas de racionamiento.