jueves, 2 de mayo de 2013

Descubiendo a Fernando de Casas (II)




     La infancia de nuestro personaje nos es completamente desconocida. Es posible que iniciara sus estudios con los frailes del convento de Santo Domingo o bien recibiera clases con los mínimos del convento de la Victoria.

     Lo que sí es seguro es que el 1 de octubre de 1808, con 17 años, ingresa como alumno interno en el Real Colegio de Medicina y Cirugía de Cádiz, (fundación militar vinculada a la Armada) al presentar certificaciones de tener los estudios mínimos exigidos, a excepción de las asignaturas de Física experimental y Botánica, las cuales se verá obligado a cursar dicho año, tal como corrobora el Doctor Andrés Joaquin Azopardo, catedrático secretario de dicho colegio en un certificado expedido en 1833:

      “Certifico que D. Fernando Gonzalez Casas, natural de Alcalá de los Gazules, Diócesis de Cádiz, de edad de 42 años, fue admitido de alumno interno de este Rl. Colegio en 1º de Oct. De 1808, habiendo presentado a su admisión todos los documentos prevenidos en los párrafos 1º y 2º del Cap.º 16 del Reglamento literario vigente, ecepto las certificaciones de Fisica experimental y Botanica, cuyas materias cursó el 1er año con arreglo a la ordenanza de 1791” (6)


     En Cádiz vivirá en primera persona los acontecimientos de la invasión napoleónica, la proclamación de la Constitución de 1812 y el asedio francés a Cádiz, entablando amistad con varios personajes de la época, como el chiclanero magistral Cabrera, del que se le considera discípulo (2). Este magistral, que pasaba temporadas en Alcalá, donde poseía una casa, posiblemente le ayudara con la asignatura de Botánica, de la que era todo un experto. También traba amistad con Bartolomé Gallardo, filósofo que fue nombrado bibliotecario en las Cortes de Cádiz, liberal republicano, anticlerical y reconocido periodista satírico. Posiblemente influenciado por este último, escribe en 1812 un “Juicio recto de la memoria del Dr. Santa María, por D. Fernando Gonzalez, colegial en el real de medicina y cirugía”. El periódico gaditano “El Redactor General” en la página 1 del nº 281 del sábado 21 de marzo de 1812 hace una crítica del texto de nuestro paisano comentando que “El autor, burlándose de la tal memoria, escrita en lenguaje gongorino; y sin pizca de razón ni juicio, concluye que ni es memoria ni entendimiento ni voluntad de hacer nada bueno ni provechoso; sino solo de desacreditar la profesión, aparentando defenderla, de llamar la atención, aunque sea desatinado; de atropellar por el respeto que se debe a los tribunales, y de mostrar un intolerable e insolente orgullo, tan ageno de los verdaderos médicos como de los hombres bien educados”.

     Este escrito, junto a otro del Doctor Francisco Flores Moreno, médico honorario de cámara de S. M, rebatía la propuesta realizada por el Doctor Juan de Santa María para reformar la salud pública. (7)

     El año de 1813 inicia el sexto curso de su carrera, tal como consta en otro certificado de 1834:

“Certifico que el Bachiller en filosofía D. Fernando Gonzalez Casas, natural de Alcalá de los Gazules, diócesis de Cádiz, de edad de 43 años, se matriculó, cursó y ganó el sesto año de estudios en  este Rl. Colegio en el Escolastico de 1813 a 14. habiendo salido aprobado en el ecsamen que sufrió al fin de curso” (8)

     El 4 de febrero de 1813 firma un manifiesto junto a más de 300 ciudadanos a favor de la Constitución del año anterior, de que Fernando VII la acate y a favor de la abolición de la Inquisición. Fernando González Casas lo firma en compañía de otro “alcalaíno”, Ramón Fossi, que posteriormente, en la guerra de la Independencia, será acusado en nuestro pueblo de afrancesado:

     “Señor, los ciudadanos que felicitaron a V. M. en 23 de enero de 1812 por haber sancionado la constitución de la monarquía; los que en 30 de noviembre pidieron a V. M. su puntual observancia, se presentan hoy nuevamente a manifestarle su gratitud por haber abolido el tribunal de la Inquisicion, que baxo el especioso nombre de santo, y una antigüedad de trescientos años de atrocidades y abusos, estaba designado a ser el último asilo de todos los enemigos del código de la independencia y libertad de la nación, para desde allí asestarle impunemente sus tiros.

      La religión católica, apostólica, romana que V. M. en nuestro nombre, y espresando nuestros deseos, ha reconocido y jurado por única y verdadera, con exclusión de toda otra; limpia ya del borron que la afeaba, y al cuidado de los pastores que nuestro Salvador dio á su grey, y que por tantos siglos lo desemeñaron, será en adelante un nuevo vínculo social; y el español, perdiendo el carácter de ceño y desconfianza que la sospecha y el miedo de calumnias y persecuciones le habían hecho contraer, será desde hoy más católico, mejor padre, mejor amigo y mejor ciudadano. Cádiz 4 de febrero de 1813.

…….Ramon Fossi=Fernando Gonzalez Casas…” (9)



     A partir de 1814, fecha en que acaba el sexto curso de carrera, se produce una nueva laguna en la vida de nuestro autor. Lo único cierto de este periodo es que no acaba los estudios. Intuimos que debido a sus ideas contrarias a Fernando VII y a favor de la constitución del 12, al restablecerse en 1814 el absolutismo, se viera obligado a abandonar el país, tal como hicieran otros liberales, como su amigo Bartolomé Gallardo en dicho año. Fernando se embarca en 1817, con 26 años, en el navío San Julián, partiendo desde Cádiz rumbo a Filipinas.

     Allí permanecerá hasta 1831 “desempeñando la mayor parte de ellos el cargo de primer médico del Real hospital militar de Manila” y ejerciendo de “profesor de la Real Armada, secretario de las juntas de Sanidad y Vacuna de aquella ciudad”, siendo “individuo de la sociedad económica de las Islas Filipinas”

     Curiosamente en 1830 su nombre aparece recogido en el libro “Estado General de la Real Armada 1830” dentro del cuerpo de médico-cirujanos como segundo profesor disponible para todo servicio en Cádiz. (10)


      Nada más regresar de Filipinas, se publica en 1832 su libro sobre el cólera morbo, que recoge su experiencia sobre las epidemias de dicha enfermedad en los años de 1820, 1821, 1822, 1823 y 1830, agotándose rápidamente la primera edición y editándose una segunda por orden del rey. (11)

     Aunque ejerció como médico militar durante su estancia en Filipinas, Fernando González Casas al regresar a Cádiz decide acabar sus estudios y así el 30 de septiembre de 1833 solicita por carta al director del Real Colegio de Medicina y Cirugía de San Carlos de Madrid se le admita el depósito de dinero para obtener el grado de Bachiller en Artes en el colegio gaditano. El 19 de diciembre el director de dicho colegio pide informes al secretario, y al día siguiente pide al secretario del Real colegio de Cádiz que verifique la autenticidad de los certificados por nuestro paisano, quien informa favorablemente el 17 de febrero del año siguiente. Un día más tarde, el 18 de febrero, la Real Junta Superior Gubernativa de Cirugía y Medicina autoriza al “Real Colejio de Medicina y Cirujía de Cádiz” a someter a examen para el grado de Bachiller en Filosofía a nuestro personaje, quién aprobará el 19 de junio.

      Como dato curioso, hemos de apuntar que Fernando González de Casas falseó los datos para obtener el Bachiller en Artes, porque, mientras en la primera página de este expediente, que procede del “Real colegio de Cirugia y Medicina de San Carlos” de Madrid consta:  “1833 Pa (para) Ber (bachiller) Por Cadiz. D. Fernando Gonzalez Casas, natural de Alcalá de los Gazules Diocesis Cadiz de 42 años de edad”, en el acta de aprobación de dicho título, expedida en el “Real Colejio de Medicina y Cirujía de Cádiz” encontramos lo siguiente: “D. Fernando Gonzalez Casas natural de Chiclana diócesis de Cadiz de edad de 18 años, ha sido admitido a exámenes que se le han hecho por los profesores que suscriben para el Bachillerato en Filosofia en el dia de la fha por unanimidad de votos en el de la fecha, habiendo precedio la órden correspondiente de la Real Junta Superior de 18 de febrero Despues de su aprobación ha prestado los juramentos de ordenanza ante el insfrascrito Secretario.

Cádiz 19 de Junio de 1834”

     Queda claro que ocultó su verdadera edad y lugar de nacimiento, puesto que, como veremos a continuación, en el resto de papeles los datos si aparecen correctamente. Además, en el acta de aprobación aparecen unas casillas para rellenar con los rasgos físicos del alumno que se han dejado sin rellenar, suponemos que intencionadamente.


     Pocos días más tarde, el 26 de junio de 1834, siendo ya bachiller en filosofía, solicita obtener el grado de bachiller en Medicina y Cirugía. Para ello, presenta el certificado antes mencionado firmado por el catedrático secretario del colegio gaditano, con fecha de 15 de julio, acreditando haber cursado el 6º curso de carrera en Cádiz en el curso 1813-14. Pocos días después, el 6 de agosto, desde el colegio madrileño se pide a la institución gaditana verificar que dicho certificado es válido, siendo legitimada el 22 de agosto.

      El 18 de septiembre el secretario, al estar toda la documentación conforme al reglamento, emite informe favorable y poco después, el 23 de septiembre la Real Junta Superior cursa orden para que sea examinado, aprobando el 11 de octubre:

      “D. Fernando Gonz. Casas natural de Alcalá de los Gazs. Diócesis de Cadiz de edad de 40 años, ha sido admitido a exámenes que se le han hecho por los profesores que suscriben para el Bachillerato en Meda. Y Cirujia en el dia de la fha por unanimidad de votos…”

     Como vemos, ahora todos los datos son correctos, tanto edad como lugar de nacimiento.


     Tres meses después de graduarse como Bachiller en Medicina y Cirugía, solicita el 10 de diciembre de 1834 examinarse para obtener el grado de Licenciado en ambas facultades.

     Pero no será hasta el 31 de marzo de 1835 cuando el director del Real Colegio de Medicina y Cirugía de San Carlos inicie los trámites, pidiendo el correspondiente informe al secretario, quien dará su conformidad el 13 de abril, al estar toda la documentación conforme al reglamento, debiendo depositar 3500 reales para poder examinarse.

     El 21 de mayo de 1835 obtiene del título de Licenciado en Medicina y Cirugía, según consta en su expediente académico.

      “Real Colejio de Medicina y Cirugia de San Carlos.

      Debiendo dar puntual cumplimiento a lo prevenido en el nuevo reglamento aprobado por S. M. para gobierno de los Reales Colegios de Medicina y Cirujia del Reyno, he de merecer de V. se sirva informar al margen acerca de la legitimidad de un titulo de Licenciado en medicina y Cirugia dado por esa Rl. Junta y firmado por su Srio (secretario) en Aranjuez a 21 de Mayo de este año y que ha presentado en esta Secretaría de mi cargo Don Fernando Gonzalez Casas natural de Alcala de los Gazules diócesis de Cadiz.

Madrid 10 de junio de 1835.”


      Apenas 10 días más tarde, el 2 de junio, solicita graduarse de Doctor en Medicina y Cirugía, mientras que poco después, el 10 de junio, el director pide el informe preceptivo al secretario. El 20 de junio se recibe en el Real colegio el título de Licenciado en Medicina y Cirugía que debía presentar Fernando González Casas para poder obtener el grado de Doctor. Pasados dos días, el secretario informa favorablemente, debiendo abonar la cantidad de 2080 reales.

      Tan solo pasarán otros 4 días para que el 24 de junio la Real Junta Superior Gubernativa de Cirugía y Medicina da el permiso al “Real Colejio de Medicina y Cirujia” de Cádiz para que examine a nuestro personaje, quien obtiene el título de doctor el día 10 de agosto:

      “El Licenciado en Medicina y Cirujia Don Fernando Gonzalez Casas natural de Alcla de los Gaz. diócesis de Cadiz de 44 años de edad, ha sido graduado de Doctor en Meda y Cirujia en el dia de la fecha, habiendo precedido la órden correspondiente de la Real Junta Superior de 24 de Junio ultº y confirmándose en los juramentos, que prestó cuando se le confirió la Licenciatura en medicina y Cirujia y los prescritos en el Reglamento para este grado, ante el infrascrito Secretario.

Cádiz 10 de Agosto de 1835.”

      Ahora sí aparecen rellenos los rasgos físicos de Fernando González Casas en el certificado de aprobación del Doctorado: “Estatura regular - Color trigueño - Cabello Cano - Ojos azules - Nariz regular - Barba regular”


      Resumiendo todas estas fechas, podemos ver cómo nuestro autor culmina sus estudios:

- 19 de julio de 1834: Bachiller en Filosofía.

- 11 de octubre de 1834: Bachiller en Medicina y Cirugía.

- 21 de mayo de 1835: Licenciado en Medicina y Cirugía.

- 10 de agosto de 1835: Doctor en Medicina y Cirugía.

     A partir de aquí Fernando González Casas se dedicará a compaginar la carrera de Medicina con el estudio de la obra del filósofo romano Marco Tulio Cicerón, que le llevará a publicar en 1841 su ya mencionado “Lelio, o diálogo de Marco Tulio Cicerón sobre la amistad” sobre el cual opina Marcelino Menéndez Pelayo: “Texto muy correcto que acompaña en planas alternadas a la traducción del eminente humanista gaditano Dr. D. Fernando Casas.” (12)

      Este libro también recibió los elogios de otro erudito, Tomás García Luna, quien escribió: “El traductor, entendido como pocos en la lengua del célebre orador romano, y no menos en la nuestra, ha conseguido, a mi ver, trasladar al castellano con fidelidad el testo de Cicerón. La propiedad y pureza de su dicción recuerdan los tiempos en que nuestra lengua contaba tantos insignes escritores que la diesen lustre; sin que el deseo de hablar bien le haya inducido al vicio de amaneramiento en que suelen incurrir los que quieren desviarse de la moderna gerigonza. Las locuciones de que usa conservan la índole especial del idioma; y al mismo tiempo son tan naturales, que ninguna estrañeza causan; el haber sabido apartarse de ambos extremos es uno de los muchos méritos de la tarea del Dr. Casas”. (13)


       Posteriormente, en 1862, cuando contaba con 71 años, vuelve a publicar en la imprenta gaditana de la revista Médica una nueva traducción de la parte de la obra de Cicerón en “Curso de Elocuencia compuesto en la parte teórica, de los tres libros del orador que escribió M. T. Ciceron, y en la práctica de varios de sus discurso, de los que se dijeron en el Senado contra los cómplices de Catilina, y del que hizo Demóstenes en defensa de la Corona” que también es alabada por Menéndez Pelayo: “magistral traducción que de estas piezas hizo el médico y humanista gaditano D. Fernando Casas” (14) de quien opina “que es de todos nuestros intérpretes, el que mejor ha penetrado los secretos del estilo de Cicerón”.

     Como vemos, gozó de gran prestigio como profundo humanista, encargándosele en 1863 la inscripción sepulcral del obispo Arbolí que se halla en la catedral de Cádiz. (15)

     Tras una larga vida, Fernando González muere soltero, a la edad de 87 años en Chiclana, donde vivía:

     “Parroquia de San Juan Bautista de la Ciudad de Chiclana de la Frontera obispado y Provincia de Cadiz, Domingo dos de Diciembre de mil ochocientos setenta y siete, mandé dar sepultura en el cementerio común con oficios de honras enteras, seis pozas, acompañamiento al cementerio asistencia de siete hermandades y doble general de campanas al cadáver del doctor de medicina y Cirujia, don Fernando García Gonzalez de Casas, Propietario de estado soltero, que murió ayer a las seis y media de la noche de tisis de ¿…? Según certificado del facultativo, de edad de ochenta y siete años, vecino de esta Ciudad, hijo de Don Pedro y de Doña Marina, difuntos, nturales de Alcalá de los Gazules, recibió el santo Sacramento de Penitencia y estremauncion y testó ante el notario Don Juan Martinez y Dominguez, Escribano publico y del numero de esta Ciudad en veinte y ocho de noviembre próximo pasado, fueron testigos Dn francisco Manjon y Don Felix Martinez en fe de lo cual lo firmo-

Franco de Paula Periñan” (15)


      De esta partida de defunción sacaron los datos los colaboradores de Menéndez Pelayo en 1903, explicándose que fuera mencionado con el apellido García, que sin duda debe aparecer aquí relacionado con quien fuera su padrino de bautismo, Gaspar García Troyano, escribano del cabildo alcalaíno.

      Al aparecer en su necrológica el origen alcalaíno de sus padres se buscó en 1903 la partida de bautismo en Alcalá, descubriéndose así otro personaje para la galería de hijos ilustres, lo que motivó que las autoridades de la época tomaran la decisión de rotular una calle en memoria de tan distinguido paisano, apareciendo ya mencionada en el callejero el 19 de enero de 1907 (16), aunque se cometiera el desliz, eso sí, de incluir el “de” en su apellido (quizá por influencia de las calles adyacentes que también fueron rotuladas en la misma fecha: Bartolomé de Palma, Bartolomé de Mesa) y que en honor a la verdad debería haber sido “Fernando González Casas” o en todo caso como él mismo solía escribir en sus obras: “Fernando Casas”





NOTAS

(6) Archivo Histórico Nacional. ES.28079.AHN/1.2.5.1//UNIVERSIDADES,1210,Exp.93. Expediente académico de Fernando González Casas. Certificado fechado en Cádiz el 10 de noviembre de 1833.

(7) “Apologia de la memoria presentada al augusto congreso de las Cortes por el Dr. Santa Maria, sobre una reforma en la ciencia de la salud pública. La que ha sido impugnada por el Dr. D. Francisco Flores Moreno, médico honorario de cámara de S. M. etc. y por el colegial D. Fernando González y Casas, de cuyas impugnaciones la defiende el licenciado en Artes D. Sebastián Josef Rigal (Cádiz, en la Imprenta de D. Manuel Bosch, 1812)”

(8) Archivo Histórico Nacional. ES.28079.AHN/1.2.5.1//UNIVERSIDADES,1210,Exp.93. Expediente académico de Fernando González Casas. Certificado fechado en Cádiz el 15 de julio de 1834

(9) "Diario de las Discusiones y actas de las Cortes." Tomo XVII. Pág. 221. Cádiz. Imprenta Nacional 1813.

(10) “Estado General de la Real Armada 1830” Imprenta Real 1830, pág 151.

(11) "Gaceta de Madrid" nº 54 edición del sábado 5 de mayo de 1832 pág. 224

(12) Menéndez Pelayo, Marcelino; “Bibliografía Hispano-latina Clásica”. Madrid 1902 pág. 567.

(13) Revista andaluza, tomo II, Sevilla. 1841, pág. 89

(14) Menéndez Pelayo, Marcelino; “Bibliografía Hispano-latina Clásica”. Madrid 1902 Pág. 648

(15) Recuerdos Gaditanos por Don José Mª León y Domínguez. Canónigo de la Santa Iglesia de Cádiz, Catedrático de Literatura Latina y Castellana en el Seminario y de Religión y Moral en las Escuelas Normales de la Provincia... Cádiz. Tipografía de Cabello y Lozón... 1897. 

(16) Archivo de la parroquia de San Juan Bautista de Chiclana de la Frontera. Libro de defunciones tomo 7, folio 268. Nuestro agradecimiento a Carmen Arias Guerrero y a María Jesús Rodríguez, encargada de dicho archivo, por la localización de la partida de defunción de Fernando González Casas. 

(17) Ramos romero, Marcos; “Historia de los pueblos de la provincia de Cádiz. Alcalá de los Gazules” diputación Provincial 1983, pág 299.

3 comentarios:

  1. Hola, buenas noches:
    Soy seguidor de vuestro blog desde poco tiempo,
    unos 2 meses, cuando descubrí que tenía ascendencia alcalaína (creo que es así el gentilicio, si no es así, disculpad); hoy finalmente, me he hecho miembro.
    He leído hoy, que Juan Calvo y Negro ( padre de mis tatarabuelos), oficial de los Dragones de Sagunto,nacido en Santa Fé (Granada), pero alcalaíno por vecindad(pues estuvo destinado varios años en esta villa) y por matrimonio, pues casó con alcalaína, Juana Peñalosa Pérez, nacida en 1777, hija a su vez de alcalaína, Juana Pérez Piñero (o Piñeyro, en algún documento está escrito así) y de cordobés de nacimiento, pero alcalaíno por adopción, pues desde que se casó hacia 1775 en Alcalá de los Gazules, no la abandonó hasta su muerte, ocupando diversos cargos en su Ayuntamiento, primero el de Síndico Personero (1) y más tarde el de Subdelegado de Montes y de Marina (2).
    Volviendo a Juan Calvo y Negro, tengo constancia por la Hoja de sevicios de su Expediente militar (de la que he conseguido copia en el Archivo General Militar de Segovia), de los hechos que protagonizó junto con varios paisanos de Alcalá contra los franceses en febrero de 1810, hechos por los que Fernando VII le concedió la Cruz Supernumeraria de la Real Orden de Carlos III, con fecha de 22 de junio de 1815 (aunque por ahora sólo he encontrado constancia de la concesión de esta Cruz por dicho expediente, no se puede dudar de su autenticidad, ya que está certificado y firmado por sus oficiales superiores , el brigadier Julio O'Neill y el teniente coronel Diego de Seglira).
    Me gustaría poder transmitiros lo expresado en esta Hoja de Servicios, enviándoos si queréis los fragmentos en que se refiere a Alcalá y a los alcalaínos, ya que me imagino sois amantes de la Historia como yo.
    Otra curiosidad que quizá muchos no sabréis, es que un obispo muy querido de vuestra Diócesis en el siglo XIX, y que tenía una calle en Cádiz (creo que ya no la tiene) y otra en Tarifa (ésta si que sigue): Vicente Calvo y Valero, nacido en Sevilla en 1838, obispo primero de Santander y desde 1884 hasta su muerte, de Cádiz, hecho ocurrido en 1898.
    Vicente Calvo y Valero era nieto y bisnieto de alcalaínas, pues era hijo de Vicente Calvo y Peñalosa y de María de la Salud Valero y González, siendo éste (Vicente Calvo y Peñalosa), hijo de Juan Calvo y Negro y de Juana Peñalosa Pérez, por lo tanto tenía sangre de esta villa.

    Notas:
    1. Síndico personero: Persona elegida entre la gente de la villa, de reconocida valía, principalmente donde el cargo de procurador síndico general era perpetuo o vitalicio, para defender los intereses del pueblo frente a los de éste.
    2. Subdelegado de Marina: Ayudante militar del distrito.
    Subdelegado de Montes: el alcalde, corregidor o cualquier otra autoridad que manda en los pueblos donde la marina tiene montes, en cuyo ramo ejerce las funciones de un subdelegado del comandante militar de la provincia de marina a qué corresponde.

    Un saludo a todos

    Santiago Iglesias Labat
    santiagoi@rocketmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Santiago. Te animo a poner tu granito de arena colaborando en el blog. Si quieres puedes enviarme la documentación que mencionas.Debe ser muy interesante la hoja de servicios de Juan Calvo y Negro, especialmente por los datos de febrero de 1810, pues es la fecha de la invansión francesa en Alcalá y casi la única fuente existente sobre los acontecimientos es la Historia de los Puelles.

      Tambien es interesante el dato del origen alcalaíno del obispo Calvo y Valero.

      Te dejo mi email por si quieres ponerte en contacto conmigo por privado: ismaeloalmagro@gmail.com

      Eliminar
  2. Hola de nuevo :

    Disculpad, el comentario era para una persona de la que se comentaba en el artículo posterior, en el del 6 de mayo de la Ermita de los Santos Nuevos: La Basílica Visigótica de Alcalá de los Gazules.
    En dicho artículo se hacía referencia a la participación en el descubrimiento de dicha Basílica de mi antepasado Juan Calvo y Negro, del que os he hablado en el comentario anterior.

    Disculpad.

    Saludos

    santiago Iglesias Labat







    Saludos

    Santiago Iglesias Labat

    ResponderEliminar